Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, martes, 16 de julio de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores
urgente

Acto cobarde: Policia de Ecuador quiere vengarse de jóvenes de Quito

2005-05-01 09:52:28
Policiales
1786

Inculpados policias del PAI de la Granda Centeno, agredieron a mansalva a adolescentes / Diario Hoy

Las denuncias de agresión en contra de los jóvenes han aumentado durante y después de las marchas de los 'forajidos'. Todavía no existe un registro completo, pero en la Comisión Ecuménica de DDHH se han receptado varios casos de abuso policial y otros se han recogido de los medios de comunicación. El martes pasado, tres chicos de 16 y 17 años, que hacían música en una vereda de la calle Brasil, fueron amedrentados por dos oficiales de la Policía. Les apuntaron con un arma, golpearon y rociaron con gas en los ojos. Los uniformados son del PAI de la Granda Centeno. La denuncia se hizo en el Ministerio Público, el 27 de abril.
El mensaje le heló la sangre: '¡Mami, ven a recogernos que nos van a matar...!'. Y el llanto de su hijo le hizo perder el aliento. Desde ese momento Constanza Sánchez (40 años) no está en paz.

Su hijo, Daniel Varela, de 17 años, y los amigos Javier Larrea (17) y Juan Andrés Jurado (16), sin explicación alguna ni motivo grave, fueron amenzados de muerte por dos oficiales de la Policía, el 26 de abril, a las 23:45, al norte de Quito.

Fue la noche más larga y angustiosa para la familia Varela Sánchez. Los tres jóvenes fueron interceptados violentamente por dos oficiales de la Policía, cuando entonaban algo de salsa y bebían un vino de cartón, sentados en la acera de las calles Brasil y Mariano Echeverría, frente a panadería Arenas.

Daniel no se olvida: 'Se cuadró un patrullero azul y gris de marca Nissan Sentra. Uno pateo el vino (quedaba un poco) y el otro uniformado me apuntó con un arma en la cabeza'. Le quitaron la mochila (contenía una monografía de grado, un metrómeno de música, una shigra, un CD y herramientas de bici).

Los policías les insultaban: '¡Longos hijos de... con ustedes nos desquitamos!'. Rociaron gas en los ojos de Juan Andrés, quien se tiró al suelo. A Daniel y a Javier les obligaron a subirse al auto sin dejar de apuntándoles y también les rociaron gas.

Daniel reaccionó. Empujó la puerta y salió corriendo. Javier intentó seguirle pero el agente lo alcanzó, lo empujó y le dio un cachazo en la cabeza.

Dos conductores presenciaron el hecho, sin embargo, dieron retro y se alejaron. Juan Andrés fue el primero en escaparse, luego Javier y Daniel. Corrieron hacia la av. De la Prensa. Se ocultaron en una esquina. Los policías no los encontraron. Daniel llamó a su madre, quien llegó en 5 minutos. A Javier le cogieron cuatro puntos en el H. Vozandes. Salieron a las 04:00.

Constanza habló con el jefe de la Unidad de Vigilancia Norte, Gonzalo Jácome: 'Él me sugirió que presentara la denuncia inmediatamente y me aclaró que ese auto Nissan Sentra solo lo tienen en el Puesto de Auxilio (PAI) de La Concepción o de la Granda Centeno'. El 27, Constanza hizo la denuncia en la Fiscalía. Mañana sabrán los resultados del examen médico legal.

Germán Varela fue con su hijo Daniel al PAI de la Granda Centeno. Reconoció a los agresores, quienes aceptaron haber tenido un problema con tres chicos la noche anterior: 'Dijeron que estábamos borrachos y que les agredimos', cuenta Daniel.

Constanza sigue intranquila: 'Que tal si se les escapaba una bala. Sabemos quiénes fueron. Buscamos justicia y respeto de los derechos humanos'. Ella los conoce bien: 'No porque tengan el cabello largo o lleven pantalones flojos son drogadictos o delincuentes'. Daniel y su 'pata' practican deportes, hacen música y son buenos alumnos. Daniel estudiará Cine y Javier, Comunicación Social. (GV)

LOS pormenores
La denuncia está en el M. Público

La denuncia 05-04-27079 fue presentada el 27 de abril, en el Ministerio Público, en la oficina de Delitos Contra la Vida (DCV) de la Fiscalía General de la Nación.

En representación de los jóvenes agredidos, presentó la denuncia Constanza Sánchez, de 40 años, madre de Daniel Varela, uno de los afectados.

De la Secretaría de DCV pasó el viernes por la tarde a manos del agente fiscal de Pichincha, Patricio Sosa, con el número 1952-05PS.
El lunes se conocerá los trámites que seguirá la causa y se incluirán los exámenes médicos legales practicados a los jóvenes, el miércoles anterior en la morgue que queda cerca del Hospital Metropolitano. Constanza hace énfasis en el daño psicológico que sufrieron los chicos: 'Están aterrados'. (GV)

Un curso de DDHH para uniformados
El ministro de Gobierno, Mauricio Gándara, admitió que 'existe un ambiente de psicosis general por el rechazo de la ciudadanía, por las constantes denuncias de abuso de autoridad contra algunos miembros de la institución, no solo de hoy, sino mucho antes'.
Esto, dijo, ha afectado la imagen de la Policía Nacional. Para remediar el problema, el ministro propone un cambio en el manejo de la política institucional y se darán cursos de Relaciones Humanas a los uniformados.

Anunció, que ya ordenó las investigaciones necesarias, del antes, durante y después de la caída de Gutiérrez, 'para identificar las deficiencias y el atropellamiento a los DDHH'. El proceso está a cargo de los órganos regulares de disciplina. Se aplicarán las sanciones, luego de establecer el grado de culpabilidad, dijo. (GV)

'La Policía no debe satanizar a los jóvenes'
La Cedhu investiga algunos casos de represión
Para Elsie Monje, de la Comisión Ecuménica de los Derechos Humanos, desde las manifestaciones de los 'forajidos' de Quito, principalmente del 19 y 20 abril, 'quedó sentada la práctica policial de la agresión y el de ser meros espectadores. Cuando venían a apoyar a Gutiérrez, no movieron un dedo para evitar esa otra violencia'.
Y en este caso, por la masiva participación de los jóvenes en las marchas contra el Gobierno: 'Ahora se los sataniza y temo que el concepto que tienen ciertos elementos uniformados es que si están reunidos o cantando, sin que estén alterando el orden, hay que agredirlos', agrega.

Monje dice que las disculpas presentadas por el comandante general de la Policía 'no son suficientes. En los hechos se ve si realmente hay una decisión política de revisar esas prácticas inhumanas y deshumanizantes'.

La Policía debe garantizar la investigación y la sanción a los agresores.

Para Elsie, 'tomarse un vino y cantar en la acera no es un delito, pero ellos sí usaron en exceso la fuerza y violaron la integridad personal de los chicos'. Rechaza esta retaliación: 'Mantener el orden es garantizar los derechos ciudadanos, no tener sentimientos de venganza, no puede ser'.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.