Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, lunes, 9 de diciembre de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores

EL COMERCIO (Quito) Visas: Gilmar Gutiérrez en problemas

2005-06-28 08:21:13
Sucesos
1909

Desde el correo del diputado Gutiérrez se pidieron visas

Los contactos con la República Popular China para abrir el sector hidrocarburífero ecuatoriano a los capitales asiáticos se empezaron a efectivizar desde el 2002, cuando Lucio Gutiérrez era presidente electo de Ecuador.
A finales de ese año e inicios del 2003, las empresas estatales Sinopec y Corporación Nacional de Petróleo de China llegaron al país con propuestas de inversión bajo el esquema de “alianzas estratégicas” (Gobierno a Gobierno).

Oficios y presentaciones dirigidos a la Presidencia Ejecutiva de Petroecuador, con sus proyectos, se guardaron en los archivos del Consejo de Administración (CAD) de la estatal petrolera.

Esos proyectos, incluso, fueron analizados durante el final del gobierno de Gustavo Noboa (2000-2002).

No obstante, fue en la administración de Gutiérrez cuando el Régimen firmó convenios con China. El principal contrato se oficializó en Beijing, en la bullada visita de Gutiérrez a ese país. Allí, en agosto del 2003, se firmó un acuerdo con la Corporación de Petróleo de China.

Según información de Petroecuador, el acuerdo contempló la posibilidad de licitar la exploración de los bloques de la Novena Ronda petrolera, y también para los campos Pañacoha (23,8 millones de barriles en reservas remanentes), Pungarayacu y Oglán (bloques 20 y 29) y las grandes áreas de Petroecuador: Sacha, Shushufindi, Auca, Cuyabeno-Sansahuari y Cononaco.

El entonces ministro de Energía, Carlos Arboleda, firmó el acuerdo en Beijing, tras explicar a empresarios chinos que las zonas por explotar suman 1 382,1 millones de barriles en reservas probadas remanentes de crudo.

El 26 de agosto del 2003, el gobierno de Gutiérrez también suscribió con China convenios de cooperación hidrocarburífera, fitosanitaria, económica y técnica y de intercambio cultural. Gutiérrez justificó al decir que la empresa china “da mucha confianza”.

Desde el correo del diputado Gutiérrez se pidieron visas
Las excelentes relaciones que el diputado Gilmar Gutiérrez ha mantenido los dos últimos años con el gobierno de China Popular germinaron en diciembre del 2002.

En esos días, luego de conocer que su hermano, Lucio, había ganado las elecciones, el diputado hizo una visita relámpago de ocho días al gigante asiático, para abrir el camino de futuras negociaciones.

Los próximos meses, las relaciones entre el gobierno de Gutiérrez y China se estrecharon. El 24 de agosto del 2003, Lucio Gutiérrez viajó a China con su canciller, Patricio Zuquilanda; el ministro de Energía, Carlos Arboleda, y Renán Borbúa, entre otros.

En esa visita, el presidente chino, Hu Jintao, ofreció al mandatario ecuatoriano dos créditos por 2,5 millones de dólares y un millón de dólares, para varios proyectos de desarrollo.

Gutiérrez también firmó en Beijing varios acuerdos para aumentar las inversiones chinas a las cuales calificó de “muy productivos”; entre ellos uno fitosanitario, para la importación de productos agropecuarios desde China y otros para el sector petrolero.

Gutiérrez precisó que Ecuador ya ha sacado a licitación la explotación de varios campos petroleros, así como la modernización de las refinerías y la construcción de una nueva”, e invitó a los empresarios chinos a invertir en el transporte de derivados del petróleo y en la construcción de gasoductos.

En cuestión de días, el gobierno de Gutiérrez cumplió su palabra. El 30 de agosto, el Ministro de Energía firmó un contrato con la Corporación Nacional de Petróleos de China, para la exploración de yacimientos petrolíferos en Ecuador, sin especificar los montos de la inversión ni el número de pozos a perforar.

Pero, sin duda, uno de los más entusiastas simpatizantes de los negocios con China era el diputado Gilmar Gutiérrez.

Desde septiembre del 2003, el legislador, al parecer, empezó a contactarse, a través de su correo electrónico (ver facsímiles), con la entonces cónsul del Ecuador, Carmen Alarcón.

Según las copias de esos documentos, que están en los archivos de la Cancillería y otras entidades, Gutiérrez le pidió a Alarcón que realice un sinnúmero de gestiones para facilitar la entrega de visas en Beijing a empresarios chinos.

Eso debía ser coordinado con su asesor Fernando Carrera, quien al pie de su nombre se identifica como mayor del Ejército, de la Dirección de Intereses Militares.

El 9 de septiembre del 2003, Carrera dice que es urgente hacerle un favor a un empresario de Guayaquil, quien ha hecho muchos favores al Gobierno.

“Él necesita que vengan cuatro personas de China para acá, necesitamos visas solo de turistas porque es temporal pero urgente... los costos del trámite se los canceló inmediatamente porque no queremos cobrarle a ese empresario, (Zhu Yuanen) anexo copias de los pasaportes”.

El 12 de noviembre, a las 16:53, Gutiérrez envió a Alarcón desde su correo: gilmargutierrez21@hotmail.com, una comunicación en la cual le confirma que ha delegado a su asesor para que se encargue de seguir los trámites en Beijing.

Ese mismo día, a las 20:27, Gutiérrez le envió otro correo: “le informo que se está licitando a nivel internacional para la concesión de campos petroleros, de cuya comisión soy parte en conjunto con Petroecuador y el Ministerio de Energía; dos compañías chinas han invitado a una comisión a visitar sus empresas en Shangai los primeros días de diciembre.

Voy a oficiar a la Cancillería para que usted nos colabore en dicha comisión”.

Gutiérrez, por su parte, negó la veracidad de esos correos. “El 27 de mayo del 2004 presenté una denuncia en la Fiscalía y pedí que comparezca Carmen Alarcón Neira, ex funcionaria de la Cancillería”.

Según Gutiérrez, a la denuncia adjuntó algunos correos electrónicos “en los que se tomaba mi nombre un señor Fernando Carrera, supuestamente asesor mío”. “A él también lo denuncié para que se lo investigue y que si se lo encuentra se lo sancione con todo el rigor de la Ley”.

Según denuncias que circulan en el Congreso, Gutiérrez no solo se habría beneficiado de la entrega de visas a chinos, sino de su influencia política en los negocios petroleros.

Y fue más allá. En el último semestre del 2003, el legislador estableció contactos entre empresarios chinos y la Zona Franca de Manabí. Los foráneos querían adquirir acciones de ese puerto privado.

El mismo interés tenían traficantes mexicanos que en octubre del 2003 fueron detenidos con César Fernández, que apoyó la campaña de Lucio Gutiérrez.

Las actas no aparecen en el Tena

Hasta ayer al mediodía , los auditores del Ministerio del Deporte no encontraban ningún acta-recibo que confirme que los equipos deportivos recibidos por el diputado Gilmar Gutiérrez fueran entregados en escuelas del Tena.

La semana pasada, un informe de la Comisión Anticorrupción determinó que el diputado recibió un contenedor con implementos deportivos. Éste era parte de una donación del gobierno chino.

Empero, según dice el titular de esta cartera, Omar Cevallos, “en el Tena no consta ninguna acta. En Bolívar y El Oro sí se encontraron las actas, aunque hay que determinar si llegaron a todas las instituciones”.

China entregó una donación de implementos deportivos en 270 contenedores. Los tres primeros llegaron al país, el pasado 10 de noviembre.

Los restantes 267 contenedores llegaron al país el pasado 21 de abril.

Cevallos agrega que los equipos comenzarán a entregarse en agosto a más de 8 000 centros educativos.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.