Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, domingo, 23 de abril de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

¿Y LOS NIÑOS DEGOLLADOS DE MUEY?

2016-03-07 07:49:00
Reportes y Reportajes
8635

Por Pamela Aguas Yánez

La madrugada de este jueves, dos niños de 6 y 4 años fueron degollados mientras dormían. Sus padres se convirtieron en los principales sospechosos de sus muertes. Los medios informaron sobre el hecho, pero ¿le dieron la relevancia requerida? ¿motivaron a que los ecuatorianos se interesen por lo que ocurrió?

La muerte de las ciudadanas argentinas Marina Menegazzo, de 21 años, y María José Coni, de 22, copó las salas de redacción de los medios internacionales. Desde todas las partes del mundo se registró por lo menos un titular que recogía el trágico suceso, ocurrido en la Comuna de Montañita, ubicada en la provincia de Santa Elena.

El hecho, sin duda, atrajo la atención de los medios que relataban, incluso, con detalle el horroroso crimen, otros, en cambio, cuestionaban la veracidad de los hechos por la inusitada rapidez de las autoridades por establecer supuestos culpables y móviles del asesinato.

Especialmente, los programas radiales se llenaron de voceros oficiales y no oficiales que trataban día a día el suceso, dándole la vuelta al caso, analizándolo desde otra perspectiva. Hubo quienes hasta barajaron hipótesis de lo que pudo haber pasado.

Tanto revuelo mediático, por su puesto, tenía que trasladarse a las redes sociales, en particular, en Twitter.

En esta red social, sí que se generaron discusiones de todo tipo, al igual que los voceros, los tuiteros centraron su atención en desmenuzar el caso, criticar la celeridad de las investigaciones ecuatorianas, apoyar la integración de peritos argentinos a las indagaciones nacionales, cuestionar la estadía de las chicas en un sitio de “mala fama”, y decenas de temas más que, de seguro, ustedes o fueron parte o por lo menos los leyeron.

Aunque el hecho, sin lugar a dudas, es lamentable, trágico y que nos debe llevar a la reflexión como sociedad y como país, y que por todos estos ingredientes debía centrar nuestra atención. La decapitación de un niño de 4 y una niña de 6 años de edad cuando dormían en uno de los tres dormitorios de la casa, acontecido la misma semana en que ocurrió la muerte de las argentinas, también merecía tal interés.

El hecho ocurrió la madrugada del jueves 3 de marzo, en la localidad de Muey, Santa Elena. La Policía planteaba la hipótesis de un posible homicidio motivado por celos, en tanto que la versión de uno de los familiares explica que el padre de los menores descubrió los cuerpos cuando intentaron asaltar su domicilio.

De inmediato, los padres de los pequeños fueron llevados hasta las oficinas de la Policía Judicial en Santa Elena para rendir sus declaraciones. Un día después, por pedido de la Fiscalía, la jueza Multicompetente Penal de Santa Elena, Elsy Martínez, dictó prisión preventiva contra una pareja.

Durante la de formulación de cargos, se conocieron algunos detalles adicionales: en el reconocimiento del lugar de los hechos, se encontró un cuchillo con el que presuntamente se habría degollado a los dos menores.

En la versión de los presuntos involucrados, se evidencia que los relatos no coinciden con los hechos ocurridos la madrugada del 3 de marzo de 2016.

Según la versión de la pareja, los responsables de las muertes de sus hijos son desconocidos que habrían ingresado a su domicilio a robar. Sin embargo, en la inspección del lugar, se corroboró que las seguridades de la casa no fueron violentadas.

Sobre el caso, los medios, en su mayoría, atinaron a informar sobre el asesinato de los menores, la prisión preventiva para los padres y el sepelio de los niños sin sus progenitores presentes. Y los tuiteros atinaron a retuitear esta información.

¿Acaso este asesinato no merecía el mismo interés que aquel que causó revuelo nacional e internacional?

Es inaudito que la muerte de dos niños, en circunstancias tan atroces, no nos mueva ni una fibra de nuestro ser, que miremos para otro lado y no nos movilicemos como sociedad para exigir que en este caso se devele la verdad de lo que ocurrió.

Las audiencias se han quedado con el impacto mediático de un caso, la pregunta radica en ¿el asesinato de los niños no es igual de importante como el de María José y Marina? Al final del día, los cuatro fueron asesinados en diferentes circunstancias y con distintos actores, pero los cuatro murieron de una manera trágica ¿los medios serán capaces de reflexionar en este sentido?

Como sociedad y como país, debemos exigir que no existan más casos como los de Marina, María José, como los de estos dos pequeños, pero también de otros cientos de víctimas más, cuyos casos quedan en el anonimato porque no fuimos capaz de levantar nuestra voz por todos y no solo por unos cuantos.

(PAY)

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.