Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, domingo, 30 de abril de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ELECCIONES ECUADOR 2017: "HABLANDO DE MUJERES Y TRAICIONES"

2016-10-24 07:35:00
Análisis
6750

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz / Ecuamex

Termina una semana mas en el proceso electoral que vive Ecuador, con llamado a registro de candidaturas incluido, y la misma ha dado muestras nítidas de que la clase política nacional no puede superar su propio lenguaje como a las actitudes que ha criticado. La sensación de sentirse traicionados es la más mentada por ellos mismos, como si alguien de afuera de sus filas los hubiese manipulado para conseguir tales traiciones. Sin embargo, es evidente que son quienes han llevado todo este conflicto a sus casas y contra su propia gente.

 

La frase titular corresponde al inicio de la canción ranchera “Mujeres Divinas” cantada por el famoso charro Vicente Fernández, y que debe ser la más imitada en los karaokes aficionados de muchos lados. Pues a eso me ha sonado el agitado ambiente electoral ecuatoriano, como para parodiarlo mejor está tal sonsonete.

De mujeres, sí hablando de mujeres. Fue la abogada Cynthia Viteri, la candidata presidencial del PSC-MDG y su confrontación con el presentador de noticieros de Ecuavisa, Alfredo Pinoargote, el pasado martes 18 de octubre, la que ha puesto en la palestra política un debate que quiere ser esquivado por lo crítico que significa para la prensa nacional: el alineamiento con ciertas candidaturas. Es un tema fétido, que huele mal en las filas del periodismo y que, por cierto, no se lo aceptará fácilmente.

A la abogada Viteri Jiménez, en algunas ocasiones se le ha visto a la defensiva en Ecuavisa, con respuestas que a momentos pueden llegar a ser belicosas si el entrevistador exige niveles distintos no concesivos, a lo que ella como su agrupación política que controla en algún grado a la prensa porteña no están acostumbrados. En tales entrevistas denota que se enfrenta a algo que sabe, que conoce y que por ello tiene la oportunidad de reclamar; es decir, que en todo acto que implique al PSC, a Jaime Nebot, a Madera de Guerrero, o al Municipio de Guayaquil, debe darse un sometimiento sin cuestionantes, y en estos momentos eso incluía a La Unidad y su propia candidatura.

Confrontada a un esquema machista que pervive en la política nacional, y que empieza por una lamentable frase de presentación con la que la que le lapidó el abogado Nebot, debe asumir que su candidatura es una imposición que motiva críticas imprevistas. La abogada ha reaccionado a los afanes críticos de eliminarla del esquema electoral que ha hecho gala con sus escritos el columnista Pinoargote, que clama por una unidad sin ella al frente, en un afán desesperado para que la oposición llegue a reconquistar el poder así sea en la asamblea, aunque aquello implique sacrificios ideológicos o aspiraciones personalistas. Debe dolerle mucho a la abogada Cynthia Viteri no ser contada en ese grupo, por el cual el presentador aboga y reclama, eliminando personas y agrupaciones a su gusto y buen criterio.

Por ello fue a “tirar sal en las heridas” con su acusación de que Pinoargote responde a una candidatura de su preferencia, dando a entender que ha surgido otro compromiso que no es con ella ni los socialcristianos. Se nota que le molestó que el presentador y, no sé si el canal de televisión, están comprometidos sin su consentimiento, lo que choca con sus intereses. Al mismo tiempo, destruye en ese lado del periodismo a la visión de objetividad ética que debe tener un comunicador con todos los candidatos en una justa electoral, pero que en este caso no existe y Pinoargote no ha respetado, les enrostra que estén tan alineados y sesgados tanto el presentador como el canal de televisión. Es más, dio a entender que no es de su agrado que no se le valore como la única candidata mujer, como de la derecha a la que quisiera que Pinoargote se alinee y no al otro personaje de la tendencia. ¿Será que en algún momento el columnista se comprometió con ella y, ahora no está cumpliendo con algún acuerdo implícito? De veras que para la prensa y la sociedad la duda ofende.

 

Y fue precisamente en ese lado de La Unidad que se comenzó a delinear la tendencia de la traición que ha imperado en la semana. Dando a entender que la candidatura de la abogada Viteri no despega, y cada vez baja más en su apoyo, el prefecto azuayo Paúl Carrasco dio la última puntada a una mala relación con esta plataforma política, yéndose al lado de Guillermo Lasso para lograr un espacio que se le había negado. Irse a CREO implica que Carrasco ya no acepta ser parte del grupo que fue creado para oponerse a esa candidatura. Entonces hablaron de “traición”, pero debería aclararse que ese tipo de traición puede ser considerada mutua, ya que Carrasco como Nebot acordaron un parámetro de oferta electoral que se rompió con la imposición de la candidatura de Cynthia Viteri y develó las ambiciones del prefecto azuayo que denota buscar ser aceptado a como dé lugar. Si, de lado y lado se han dado los deslices, para ver este espectáculo que uno se pregunta ¿Quién traicionó a Quién?

En este sentimiento de traiciones y traicionados peor quedan las cosas por el lado de Compromiso Ecuador y su nuevo amigo Suma. El grupo de Mauricio Rodas ha dado una muestra descollante de cuan poco valen los principios ideológicos o la ética en la política, ya que para llegar a Guillermo Lasso pasó primero por fundar La Unidad, grupo declarado enemigo del hombre de Creo, para irse a buscar un espacio incómodo como el Acuerdo Nacional por el Cambio e ilusionar con apoyo a la ID y Paco Moncayo y, luego, como si nada, ir y volver dos veces por el lado de Lasso Mendoza, hasta alcanzar la satisfacción de su codicia electoral al colocar en puestos importantes a sus gentes, con candidaturas privilegiadas en favor de Suma, a cambio de un presunto apoyo electoral en Quito que los quiteños deberán darle en las urnas para avalar este pacto.

El precio que deberá pagar la gente de Compromiso Ecuador y Creo será alto, empezando por el sacrificio de posibles candidaturas con gente que ha permanecido fiel al lado de estas agrupaciones, o algunos que entraron traicionado a sus ex agrupaciones, ideologías o principios, llegados a esta plataforma política para ser propuestos como posibles candidatos. Todos ellos a estas horas han sido desplazados de sus opciones electorales hasta un segundo plano para ser ocupados por Suma, volviéndose a escuchar en estas filas el término traición como gran justificativo a su oposición al pacto. Vuelvo a preguntar, tras mirar estas consecuencias y los reclamos de los hechos de lado la pregunta lógica. ¿Quién traicionó a Quién?

Y como si no fuese suficiente la sorpresa de los pactos, la ID, Paco Moncayo y el Acuerdo Nacional por el Cambio (ANC) luego de recibir el sopetón dado por Rodas y Suma, anunciaron un acuerdo con el prefecto del Guayas, Jimmy Jairala y su grupo Centro Democrático (CD). Que se unan era un hecho ya que las conversaciones fueron públicas, claro que al mismo tiempo que con Alianza País, pero lo que asombró fue el gran condicionante, más allá de candidaturas nacionales o provinciales, y era la entrega del nombre para binomio vicepresidencial del general Moncayo, lo que versiones mas o versiones menos era una concesión de alto precio para un grupo sin presencia nacional masiva, y a cuyo futuro lo apuesta el militar involucrando a todos los que le han elegido como su promesa presidencial al 2017, lo que puede ser definido como un posible error de cálculo electoral al no disputar con tanta certeza la votación en Guayas que el prefecto le ha ofertado con una seguridad nada probable porque aquello del endoso electoral puede volverse fantasma que persiga a este pacto.

Aquí la pregunta del ¿Quién traicionó a Quién?, puede ser entendida como de múltiples respuestas. En principio y según la visión de Jairala, con el que menos podría hablarse de este término es con la Presidencia de Rafael Correa y, por ende, con Alianza PAIS, ya que en estos tiempos él ha apoyado y se ha apoyado en gobierno, para un beneficio mutuo que le ha dado buenos réditos al régimen. Es evidente que ha servido como una especie de pararrayos en Guayas contra el liderazgo de Nebot, siendo en ello el oficialismo altamente beneficiado. Sin embargo, sin que tenga una explicación comprensible todavía CD y Jairala se aliaron con el Frente Unidos, con quienes si mantuvo una serie de conversaciones que no llegaron a concertar nada, porque el prefecto lanzó el nombre de Paul Olsen para probar su fuerza electoral y luego, irse al lado de Paco Moncayo les dejó la sensación de traicionados a los agrupados en FU que prontamente lo expulsaron antes de que se declare víctima de un repudio político. Pero a este sentimiento súmenle lo que tanto Unidad Popular como Pachacutik han reclamado: que el nombre del candidato a vicepresidente no puede ser entregada tan alegremente a Jairala, sin respetar el tan proclamado proceso en las filas del ANC, demostrando una inconformidad por no ser tomados en cuenta y sacrificados nuevamente. ¿Se equivocó el general?, solo él y la ID lo saben.

 

Digamos que se aproximan nuevas sensaciones de traición. Esto porque con estos pactos y acuerdos la clase política demuestra que no ha cambiado en estos diez años, ya que los sigue uniendo el anti, para lo cual se unen sin problema, con tal de destruir a su rival. Es decir, aplican la lógica tonta que reza: “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. O sea, hasta aquí estas alianzas son contra Correa y buscan poner nombres, cargos, votos, promesas electorales y ni un solo plan de gobierno. Al menos no lo han dicho y quién sabe si lo dirán.  Pero, da la impresión de que al darse estas juntas también han desatado una especie de “síndrome del apestado” que promueve el rechazo en sus filas ya que el pasado gobiernista correista mueve al repudio contra Avanza en La Unidad; o a Centro Democrático en el Acuerdo Nacional por el Cambio, o a Suma tal como es recibido en Creo y eso fractura, divide, contraría, ya que se les ha dado demasiado premio a quienes antes estaban del otro lado y hoy se muestran unidos a la oposición que tiene que soportarlos por su debilidad electoral.

Cuentan que a Napoleón le sirvió un espía dentro de las filas de los ejércitos enemigos, a los cuales les traicionó entregando secretos al emperador corso. El personaje en mención un día quiso dar por terminados sus desleales servicios y reclamó su recompensa que incluía monedas de oro y una condecoración con grado en el ejército francés. Napoleón sabedor de este bajo nivel de codicia humana fue cruel en su respuesta ante el pedido del personaje en ciernes y contestó a sus generales con una frase lapidaria: “Denle el oro que pide pero no le den ningún honor, a los traidores no se les premia…se les paga”, como ven en la política ecuatoriana le queda al dedillo la frase de la canción cantada. (FHA)


Dr. Francisco Herrera Aráuz es Director General de Ecuadorinemdiato.com
Ecuamex agencia productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com.

 

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.