Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, miércoles, 29 de marzo de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores

Ecuador 2016: un año de desastre, resurgimiento y unidad nacional

2016-12-26 08:32:43
Ecuador en la prensa mundial
417

PRENSA LATINA

Quito (PL) El año 2016 quedará en la memoria de muchos ecuatorianos como un período en el cual enfrentaron uno de los peores desastres en la historia de este país sudamericano, pero que sirvió además como prueba de la entereza del pueblo y la importancia de la unidad para crecer.

Un primer trimestre duro, debido a dificultades económicas por los bajos precios del petróleo y la apreciación del dólar, entre otros factores, marcó el inicio de una lucha nacional, en la cual se requería el apoyo de la gran mayoría, por no decir de todos.

Datos del Banco Central confirmaron que el Producto Interno Bruto de Ecuador decreció en 1.9 por ciento en esos tres primeros meses, con respecto al cuarto trimestre del 2015.

En medio de esa coyuntura, el 16 de abril un terremoto de magnitud 7,8, devastó gran parte de la región costera, fenómeno que fue considerado el peor desastre en los últimos 70 años de la nación.

Con una economía debilitada, el gobierno nacional aseguró a los habitantes de Manabí y Esmeraldas, las dos provincias más dañadas por el sismo, que levantarían todo lo destruido y quedaría mejor.

La tarea era gigantesca, teniendo en cuenta el saldo de 671 muertos, los más de cuatro mil heridos y 30 mil damnificados, además de serios daños económicos cifrados en más de tres mil 300 millones de dólares.

Poco después del terremoto, alguien preguntó al vicepresidente, Jorge Glas: ¿Cómo salimos de esta? Y respondió: trabajando. Y así fue.

Iniciativas como la creación del Comité de Reconstrucción, liderado por el vicepresidente, fueron implementadas para atender tres fases: Emergencia, Reconstrucción y Reactivación productiva.

Las constantes promesas del gobierno de levantar las dos provincias con mejores condiciones de las previas al terremoto, la labor constante de las instancias de estado y el involucramiento de los propios afectados en la recuperación, sembraron la esperanza de los ciudadanos y su confianza en el futuro.

El desastre probó que el gobierno del presidente, Rafael Correa, cumple con la palabra empeñada.

Cuando se cumplieron 100 días del sismo, los recursos para proyectos clave como salud, educación, vivienda, transporte y saneamiento, ya habían recibido una inyección de 540 millones de dólares para su ejecución.

Por otra parte, para entonces, cerca de dos mil empresas y negocios pudieron rehabilitarse con la asistencia de créditos productivos.

En noviembre último las cifras eran ya más halagüeñas, pues 12 mil 200 familias regresaron a sus hogares por labores de reparación o edificación.

 

Las nuevas casas terminadas superan las nueve mil 53, a pesar de que la ejecución se basa en un proceso de preparación del terreno y los inmuebles se construyen en base a proyectos sismo resistentes, además de garantizar los servicios básicos.

Mientras, las viviendas reparadas exceden la cifra de 11 mil 170.

Y la administración nacional va por más. El plan es contar con más de 17 mil viviendas nuevas, que deben terminarse en los próximos meses. La construcción de unidades educativas del milenio, centros de salud y hospitales, la reanimación de puertos y el fomento del turismo, también destacan.

En cuanto a la reactivación económica, fueron asignados hasta noviembre último 152 millones de dólares en 19 mil 600 operaciones de créditos, nueve mil de ellos concedidos por BanEcuador, por un valor de casi 69 millones.

La labor conjunta evitó además la pérdida de más de 40 mil empleos por el terremoto.

Los propios damnificados trabajaron en la recogida de escombros, limpieza de las calles y en las tareas constructivas, lo cual contribuye a recuperar los daños, al tiempo que garantiza fuentes de trabajo.

A ocho meses del potente fenómeno telúrico los avances son considerables y los negocios prosperan, las familias vuelven a sus hogares, varias de las comunidades ubicadas en las zonas más vulnerables fueron reubicadas, y Manabí y Esmeraldas respiran nuevos aires.

La meta, según reitera con frecuencia el mandatario de la república, es reconstruir las comunidades afectadas y dejarlas con mejores condiciones que antes.

En todo ese empeño, la significativa ayuda internacional cuando ocurrió el sismo y la inversión extranjera en proyectos de desarrollo que crece cada día para el beneficio mutuo, también tienen un papel relevante.

Una de las lecciones del desastre es que juntos todo se puede lograr, y como dice Correa, con el gobierno de timonel, la embarcación ecuatoriana ha logrado sortear la tormenta perfecta y salir adelante.

Este último trimestre ya da muestra de avances en el sector económico, no solo de las áreas afectadas, sino en todo el territorio nacional.

Lo más importante, al decir del vicepresidente Glas: en Ecuador nadie está solo; y el lema que estimula a todos a seguir en el empeño de lograr un país mejor y económicamente sostenible es: Unidad y trabajo para salir adelante.

Tomará años la completa recuperación, pero el camino ya está trazado y las mejoras son palpables.

Según los pronósticos, 2017 será un año de avance en todos los sectores y las finanzas nacionales irán rumbo a la estabilización.

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.