Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, martes, 19 de noviembre de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

"Ecuador en la mira" revela la intromisión directa de Estados Unidos en la política ecuatoriana (AUDIO)

2017-02-03 07:42:00
Entrevistas
5742

Audio

Febrero 02 - Eirik Vold

El periodista noruego Eirik Vold relata una serie de documentos dados a conocer por WikiLeaks en donde se evidencia la injerencia del país norteamericano

El periodista noruego, Eirik Vold, comprobó la injerencia directa de los Estados Unidos (EE.UU.) en el país, en su libro "Ecuador en la mira". El comunicador se dedicó a investigar los cables de WikiLeaks desde el 2013, que son una serie de documentos secretos que se filtraron al mundo, revelando detalles sobre la interferencia política del país norteamericano en otras naciones. "Los documentos dan cuenta de lo que es la intromisión directa de Estados Unidos, lo cual sí se logra comprobar".

“Yo empecé a interesarme en WikiLeaks desde que saltó la información, especialmente en América Latina. No tenía idea la cantidad de documentos secretos o confidenciales. Me llegué a enterar de eso por el 2011-2013 porque fueron, prácticamente, silenciados por los medios de comunicación a nivel mundial”, relató.

Recordando que, en el 2015 estuvo en el Ecuador y le iba a realzar una entrevista al Presidente de la República, Rafael Correa, sobre distintos puntos. Sin embargo, un día antes buscó en WikiLeaks para analizar si había algo interesante y, a raíz de aquello, alimentar su entrevista. “Con lo que me encontré. De ahí nació la idea de hacer el libro. Con una búsqueda de solo dos horas me di cuenta de una serie de cosas muy importantes con las que dije, bueno, aquí debe haber lo suficiente como para hacer un libro”.

“Los documentos dan cuenta de lo que es la intromisión directa de Estados Unidos, lo cual sí se logra comprobar. El ejemplo que me parece más dramático y más extraño porque no fue publicado, por lo menos no lo suficiente en el país, es el hecho de que se llevó a cabo una campaña a un año del 30 de septiembre (30-S)”, indicó.

Agregando que Estados Unidos fue el que inició una campaña en contra del Presidente Correa, cosa que es descrita en los documentos enviados de la Embajada en Quito. “Era una campaña de promover el descontento o volver a los militares ecuatorianos y la policía en contra del Presidente Correa”.

“Lo cual no es una evidencia de que EE.UU. deseara el asesinato de Correa o los eventos exactamente como sucedieron ese día, pero no deja duda de que contribuyeron activamente, de una manera que no se puede calificar, sino de criminal, al descontento que formó parte del caldo de cultivo que hicieron posibles los sucesos del 30 de septiembre”, mencionó.

Lo que el periodista puede asegurar es que, en el 2009, se llevó a cabo una campaña con el propósito de presionar y doblegar al Gobierno de Rafael Correa a que dejara que los EE.UU. tuvieran una presencia exagerada dentro de las fuerzas de seguridad en el país. “Cuando Correa no dejó que eso pasara, de hecho, hizo lo contrario, se llevó a cabo esa campaña para que los militares y policías se volcaran en su contra”.

Vold afirmó no tener elementos para decir que Estados Unidos quiso asesinar al Primer Mandatario ecuatoriano, sin embargo, se encontró con otras cosas interesantes. “Se revela que algunas fuerzas políticas del Ecuador contemplaron, en algún momento, un impeachment, es decir, un juicio político para destituir a Correa, como se hizo en Brasil o en Paraguay”.

“No se llevó a cabo, pero se lo contempló y los que estaban detrás de esto lo confesaron a los diplomáticos de los Estados Unidos. O sea, es quiere decir que, a lo mejor los EE.UU. no fueron los que quisieron derrocarlo, pero las personas que lo querían hacer tenían plena confianza de que el país norteamericano no reportara eso al Gobierno electo como sí lo obligan las convenciones internacionales que rigen la diplomacia”, sostuvo.

A su criterio, lo que querían los EE.UU. era velar por sus intereses y tratar de hacerlo con medidas lo más discretas posible. En el caso de encontrarse con resistencia como la que hubo en el Ecuador, se empiezan a contemplar medidas más drásticas.

El periodista confirmó que, en su libro, sí constan nombres de varias personas. “Hay de todo. Hay que diferenciar entre los que simplemente se reúnen de una manera legal. Hay, por ejemplo, fuerzas políticas del país que tienen una cercanía con los EE.UU. y la Embajada, que uno puede decir que es poco saludable, pero no criminal porque no constituye traición a la Patria”.

“En muchos casos, lo interesante no es tanto que se hayan reunido con la Embajada, pero son las confesiones que hacen y la cercanía que demuestran. Por ejemplo, hay una lideresa de una organización patronal en Guayaquil que reconoce que colocaban anuncios pagados en televisión con el propósito de provocar a Correa”, relató.

También hay documentos de la Embajada, dijo, en donde se revela que iban a llevar a cabo un plan de financiar a periodistas del país y viajes, etc., para hacer oposición. “No se sabe si lo hicieron porque, muchas veces, WikiLeaks da una pista y el resto hay que investigarlo”.

El comunicador mencionó además, que el WikiLeaks no se documenta tanto las actividades de la CIA porque, seguramente, tienen mayor nivel de secretismo y es más difícil que se filtren. “Pero, al mismo tiempo, el hecho de que muchos documentos de mayor grado de secretismo enviados de la Embajada en Quito, el destinatario es la CIA. En muchos casos es así, pero no van a mandar documentos con información sobre la vida política y militar del Ecuador a la CIA si es que esa agencia no tuviera algún interés o algunas actividades en el país”.

Eirik Vold ratifica que hay hechos, reflejados en los cables, que indudablemente violan las convenciones internacionales de la diplomacia. “Es tarea de los ecuatorianos el averiguar si existieron hechos que violaran las leyes de Ecuador, pero me sorprendería que no haya. Por ejemplo, el de influenciar a los militares para ponerlos en contra en una región con una tradición tan amplia de Gobierno”.

Confesó que hay miles de documentos de WikiLeaks, el periodista leyó más de mil cables, pero en su libro hay varios que son recortes. “La mayoría de estos se tratan de las actividades cotidianas de la Embajada, que son cosas de poco interés por sí solas. Entonces, uno escoge lo de mayor interés para el público ecuatoriano que es el propósito del libro”.

“Este libro no es político o es una obra que va dirigida a alguien en particular. Esto es para que, todo el pueblo ecuatoriano, independientemente de su inclinación política, tenga conocimiento de los hechos contundentemente comprobados en esos documentos de la Embajada de EE.UU. y que cada quien saque sus conclusiones y su parecer”, puntualizó.

Vold precisó que le llamó la atención la manera en la que la Embajada describe a Rafael Correa. “Por ejemplo, dicen que reconocen que la firmeza de Correa ante una historia de caos político de 8 presidentes en menos de una década antes de él, beneficie a Ecuador. Reconocen que no cedió a las presiones. Es muy interesante”.

“En el 2006, varios de los contactos de la Embajada de EE.UU. dijeron que, si Correa llevaría a cabo lo que fueron sus promesas electorales de hacer una reforma de distribución de riqueza a favor de los más pobres, de aumentar el control nacional sobre el sector de los hidrocarburos y los valores que ellos producen, a él lo derrocarían los militares con el apoyo de la élite financiera. No ha sucedido, pero de que existió la intención, no hay ninguna duda”, informó.

Hay otro cable muy interesante, continuó, sobre el intento de introducir en el Ecuador el separatismo desde Bolivia. “A Guayaquil invitaron al líder, en el 2005, del movimiento separatista, violento y terrorista de Bolivia para que hablara sobre el separatismo. Tres años más tarde se hizo realidad esa aventura separatista violenta en la media luna oriental de Bolivia donde los cables que son de la Embajada de EE.UU. en La Paz, revelan que los dirigentes que estuvieron en Ecuador, también estuvieron en Bolivia y tenían planes de volar tuberías de gas”.

En Ecuador, “no se puede sacar conclusiones de toda la clase militar porque, evidentemente, muchos de ellos resistieron esta presión. Eso se evidencia en el hecho de que hay mucha gente que no ha seguido estos mandatos y también por los cables: El fracaso en dominar totalmente el sector militar del país”.

En cuanto a la clase política, enfatizó, hay un cable del 2005 donde se habla de la derecha de ese tiempo, el anticorreísmo de esa época y citó textualmente: “Ellos quieren mantener la política de siempre y un sistema corrupto que los enriquece”. “Esa es una cita textual de la Embajada de los EE.UU.”.

“Ahora, extrañamente, esa clase política corrupta y antidemocrática, según la Embajada de EE.UU., fue su aliada –por necesidad-. Yo no creo que a los EE.UU. les guste la corrupción en Ecuador porque, incluso, hay un cable en donde dice que aquí la corrupción empresarial es tal que le hace daños a EE.UU”, agregó.

Además, añadió, “que la mega corrupción antidemocrática de esta sociedad, antes del 2005, obligó a millones de ecuatorianos a salir del país, muchísimos llegando a EE.UU. Ahí dicen que les hace daño, sin embargo, al llegar un Gobierno como el de Correa, nacionalista y que tomó un mayor control sobre el sector petrolero, que tomó la decisión de no renovar la base en Manta, que llevó a cabo reformas de redistribución de riqueza, que dejó de seguir los mandamientos de las entidades financieras en Washington, se vieron en la obligación de aliarse a la misma fuerza que ellos consideraban corrupta y antidemocrática”. (JPM)

Fuente: Programa “El Poder de la Palabra” de Ecuadorinmediato.com/Radio

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.