Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, jueves, 17 de agosto de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ECUADOR: ESCUPE AL CIELO Y TE CAERÁ EN LA CARA

2017-03-20 20:45:00
Análisis
7487

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz / Ecuamex

Los tiempos políticos en nuestra nación andina siempre están turbulentos, se hallan en medio de controversias y acciones que afectan seriamente al futuro, lo comprometen. Sin embargo, bajo el consabido criterio de que nunca esos tiempos son iguales en estos días previo a la definición electoral a Ecuador le toca soportar como la clase política entra en sus consabidas contradicciones destruyendo su credibilidad, una vez más, al querer apelar al olvido sobre lo que sus líderes han dicho o hecho de manera grotesca para ubicarse de un solo lado, justo de ese el que anteriormente atacaron fingiendo rivalidad que pareciera echarse al basurero de la historia.

 

Siempre me ha impresionado como pasan los días entre el insulto, la ofensa, ataque o calumnia e injuria que algún político ecuatoriano lanza en contra de otro. Creo que nos hemos acostumbrado a que eso vaya ligado a la política, y que las ofensas salten de lado y lado en enfrentamientos fratricidas en los cuales la honra queda destrozada, y los actores políticos después de semejantes comportamientos queden como si nada.

En esto años de la revolución ciudadana ha sido un auténtico enfrentamiento entre opositores y el régimen, con un presidente que entró en esa dinámica obligado una y otra vez a responder, desmentir, atacar y contratacar a sus rivales, quienes no han medido consecuencias de sus palabras, insultando ofendiendo y censurando a todo aquello que sea Rafael Correa o lo que para ellos es tan malo como ser considerado gobiernista. Medios de comunicación y redes sociales están llenos de ese material intoxicante para opinión pública, sin que se especifique ¿quién empezó todo esto?

La campaña electoral en su primera fase que acabamos de pasar ha sido un muestrario negativo de este tipo de perversidad, el ataque de unos contra otros multiplicado por los parlantes difusores de los medios, que amplificaron hasta el extremo los insultos. Así, los 7 binomios presidenciales, con sus respectivos voceros, lanzaban denuestos a cada rato contra el gobierno de Correa y Alianza País, pero pusieron a Jorge Glas como su víctima favorita y, aun cuando se cuidaron de no ofender en demasía a Lenin Moreno, siempre se vio a esto como una especie de cargamontón contra los oficialistas, a los cuales por cierto no se lo vio responder ni contratacar. Muy por el contrario, se puede afirmar como cierto que desde este lado hubo mucho de autocontrol como queriendo establecer la diferencia de estilo con el del mandatario muy conocido por su temperamento fuerte y reacción dura siempre a la ofensiva.

Pero, como el marketing político aconseja, la campaña es también disminuir al rival, minimizarlo, afectarlo, o si es del caso llegar a destruirlo. Acá algunos fueron alumnos aprovechados de semejante consejo, por lo que sin dejar de atacar a Correa, como su principal rival –aunque sea blanco equivocado- se las tomaron entre ellos también y, para variar se inculparon de manera violenta o disimulada escogiendo a Guillermo Lasso como su enemigo principal, para disputarle el segundo lugar y se mantuvieron en el escenario con sus palabras ofensivas contra el otro, como si fuese cuestión de vida o muerte el destruir a sus rivales de momento.

 

Triste espectáculo dieron en la Cámara de Comercio de Guayaquil, en el debate de primer vuelta, las ofensas y cruces insinuantes de culpabilidad o acusación mordaz entre la socialcristiana Cinthya Viteri y Guillermo Lasso; peor aún fueron las frases lacerantes con acusación de falacia al banquero por parte del alcalde Nebot, quien aseguraba haber descubierto a un hombre falso y desconocido, al que descalificaba como su socio político aun cuando se hallaban del mismo lado ideológico. La derecha se fracturó con las ofensas y diatribas que entre sus líderes y voceros se lanzaron, haciéndose daño mutuo, o quizás se pretenda olvido de que ellos hicieron “La Unidad de la Fanesca” con Rodas, Guillermo Celi y otros incluidos, con el solo afán de destruir políticamente a Lasso y no lograron.

Algunos de los demás candidatos, o sus voceros –insisto- se pusieron también en la fila para atacar a Lasso Mendoza; Bucaram, Pezantes, Espinel, entre los visibles dijeron unas cuantas ofensas al hombre de CREO, en el debate o en los micrófonos de radios, pantallas o portales y redes parcializadas que siempre estaban abiertas a cualquier lenguaraz. Las voces de los indígenas fueron duras y difíciles de olvidar como aquellas de Carlos Pérez Guartambel o Lourdes Tibán, tan excesiva ella, que censuraron la presencia del banquero al que lo acusaron directamente por ser el hombre culpable del feriado, mientras que Paúl Carrasco era violento en su diatriba y en Unidad Popular como herencia del MPD se adoctrinaba a sus gentes para luchar contra el rico, el banquero, el burgués oligarca opresor todo como una cuestión de lucha de clases, la cual no podía ser soslayada en estas elecciones 2017.

Muchos otros sectores políticos, sociales y financieros siempre hablaron mal de Guillermo Lasso, para ellos, entre su propio sector de banqueros o financistas, se le vio con malos ojos por sus ambiciones políticas de tomar el poder, a mas de envidiarlo por su éxito con el banco de Guayaquil en sus manos. Si no es cierto lo dicho, pues en el internet hay ahora una serie de testimonios, grabaciones o confesiones propias de quienes ayer no mas hablaban del hombre de CREO, y lo censuraban, mientras en la apreciable cantidad de videos y testimonios se lo aprecia a Lasso Mendoza con una imagen destruida y poco creíble para sus mismos pares, especialmente políticos que no aceptaban su propuesta política y prefirieron la unidad con Nebot y los otros.

 

Lo inescrupuloso del hecho es que una vez proclamada la opción de segunda vuelta, como por arte de magia los enemigos de antes se volvieron sutiles aliados, que en forma inmediata proclamaron su apoyo y respaldo al segundo lugar.  Como vislumbrando ambiciosos que podrían tener una opción de poder que lo han perdido todo en estos últimos diez años, no dudaron en querer aplicar el borrón y cuenta nueva, con lo cual quisieron que se olviden los inultos, las ofensas y el discurso vífido que habían proclamado contra Lasso Mendoza. Fea es la codicia cuando se muestra como hipocresía en la boca del ser humano sin respeto.

Se sumó otro elemento cruel a este escenario y eso fue ver al binomio Andrés Páez, dando espectáculo dantesco, mintiendo y alterando la paz pública con falsedades como las de las actas y papeletas en sus manos gritado fraude, con un público en vocinglerío que clamaba amenazante quemar Quito, que se sumaban a este mísero cuadro de burlesque en contra de la dignidad y la ética. En verdad la búsqueda del poder sin ningún tipo de escrúpulos no es el mejor camino ni la forma más adecuada, ya que las mentiras públicas, así como las ofensas contra Manabí se han convertido a la larga en un enfrentamiento que destruye el respeto por la política y que les desmiente cara a cara a cada momento. Si se suma el mal momento de la inadmisión de señora Tintori y la recordada expulsión de otro venezolano como Jose Luis Cordeiro por parte del mismísimo Gobernador del Guayas, Guillermo Lasso, pone de por medio esa contradictoria conducta de palabras mal dichas y ética mal invocada, eso ha sido toda una colección de errores juntos.

Uno se pregunta entonces: ¿Es que acaso la dignidad insultada no importa?, ¿Deben aceptarse las mentiras públicas, las faltas al honor y los discursos ofensivos como una forma para llegar a la Presidencia de la República? ¿Es que debemos aceptar la tan usada frase que en campaña se dicen muchas cosas que no son verdad, como una justificación a tantas ofensas? La respuesta a estos temas es el silencio absoluto de los implicados, todos ellos callan con disimulo así como vergüenza propia y ajena.

 

Lo que ha seguido a todo esto es mirar los malabares que hacen algunos de esos políticos que ayer insultaron Lasso, tratar de desmentirse o justificar su apoyo fabricado a última hora tras el fracaso de las últimas elecciones donde obtuvieron una ínfima votación y ninguna representación. Sí, porque dan la impresión y, lo digo por las palabras de Nebot, Viteri o Torres, que ese respaldo es con piola, condicionado a sus intereses y no es de forma completa y ya han salido a decirlo claramente. Tanto peor que el conciliábulo de apoyos de políticos del ayer que pareciera reclaman otra vez pasar al poder que Correa, ni el Ecuador les han dado, ni les darán en futuro.

Súmenle a ello los justificativos que dan los dirigentes de los grupos de izquierda a su militancia, en un debate moral injustificado que trata de sujetarse al pobrísimo concepto del mal menor, como es el caso de la UP, ex MPD, abandonando con ello toda una lucha ideológica que fue instigada por ellos mismos, y que ahora deben tragárselas para sus adentros y tienen que votar por el banquero. Peor quedan los viejos militantes de la Izquierda Democrática, junto unos jóvenes olvidadizos, que tratan de socavar a toda costa que el partido recién rescatado trate de dar un apoyo codicioso e interesado en favor de Guillermo Lasso y negarles el lujo de la libertad a los suyos, a los que quieren someterles hasta con desmemoria para que no reclame o justifique el daño que les fue haciendo Andrés Páez, para el cual hoy quieren rescatar unos cuantos votitos.

Viendo aquello uno no sabe cuan cómodo se siente Guillermo Lasso con ese tipo de apoyo. Me parece preocupante que no se sepa si en su esquema de moral y sus principios esté el mirar pasivo del cómo fue victimado ayer y que hoy quiere ser usado por esa clase política, para tratar de llegar al poder por su vía, aunque sea por la norma infamante del perdón y olvido. Nadie sabe si aceptó en silencio las falsedades de su binomio, que fueron expuestas públicamente y que no han sido desmentidas ni por él, ni por su grupo político, en el que ahora el candidato vicepresidencial los representa.  No, no se sabe, pero es notorio que nada de esto no es ni ético ni respetable como tampoco ayuda a lograr el poder sin problemas; de hecho, están optando por el peor camino para llegar al cargo porque con el pasar de los días estas acciones negativas se convertirán en sus propios cadáveres en el armario, ya que: los insultos, traiciones y mentiras del ayer son sus peores enemigos del mañana.


Tal pareciera que la clase política ecuatoriana todavía no se ubica en el tiempo actual. Por si no se dieron cuenta todo su pasado ha dejado huella y una cruel huella que se halla grabada, escrita, filmada es un testimonio claro de sus acciones insultantes, de sus faltas a la verdad, de su pasado a momentos oprobioso contra la honra del otro. Y como si fuese poco lo dicho, lo de hoy y sus apoyos simulados a Guillermo Lasso y sus ansias de poder también han quedado grabados para ser usado en el futuro, porque si lo hicieron con malicia pues así serán juzgados con el paso de los días, pero hasta ahora han quedado como eso, como la frase del: “escupir al cielo para que te caiga en la cara” y quizás peor. (FHA)

Dr. Francisco Herrera Aráuz/ Director General del Sistema Informativo Ecuadorinmediato
Ecuamex: Agencia productoira de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato

Fotos: Andes/sueo.com/ El telegrafo.com

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.