Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, jueves, 17 de agosto de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores

EL TIEMPO (Cuenca) Cúpulas de la Catedral, el símbolo de Cuenca

2017-05-21 08:38:15
Turismo
1065

La Catedral cuencana enamora a quienes visitan la ciudad

Las siete cúpulas de la Catedral de la Inmaculada Concepción, con sus azules y celestes en honor a la Virgen, captan la atención de los turistas cuando llegan a la ciudad. Sobresalen en el Centro Histórico y es una obra inspirada en el estilo renacentista.

La turista Rocío Florit es francesa, está en el barrio Cristo Rey de Cullca, coge su cámara y se dedica a retratar la pieza arquitectónica. Ha visitado Cuenca en tres oportunidades, y cada vez que viene busca diferentes ángulos para llevarse el mejor recuerdo de las cúpulas que para ella es lo más bello del templo.

“Cuando las veo siento que estoy en Florencia, Italia”, comenta la turista, quien compara a Cuenca con la cuna del Renacentismo de Europa Occidental. Al observar la iglesia es fácil remontarse a los siglos XV y XVI cuando la arquitectura renacentista estaba en boga, especialmente en la construcción de templos religiosos.

Las cúpulas, al igual que el resto del templo, están hechas con ladrillos. La más alta mide casi 60 metros, que equivale a un edificio de 21 pisos, mientras que las cúpulas menores están a unos 35 metros, asegura el guía turístico de la Catedral, Danilo León.

Atractivo en la fachada

Aunque las cúpulas son la parte que más sobresale de la Catedral Nueva, la fachada de la impresionante iglesia contiene a otro de los símbolos de la ciudad: el rosetón.

Es un vitral hecho por Guillermo Larrazábal, un artista de origen vasco. Esta pieza también llama la atención de los turistas que visitan la ciudad.

Sus colores azules, amarillos, rojos impactan a los visitantes que siempre le toman fotos al vitral que se ha convertido en un símbolo del lugar y de Cuenca, al igual que las cúpulas que se ven dibujadas en franelas, pendones o en cualquier artículo que representa la ciudad.

En el interior de la Catedral, en cambio, el principal atractivo es el baldaquino, que forma las cuatro columnas que cubren el altar mayor.

La obra fue inspirada en el baldaquino de la basílica de San Pedro, en la ciudad de El Vaticano, sede de la iglesia católica. Es del estilo barroco, de color dorado y de una imponente presencia.

Cuando San Juan Pablo II llegó a la ciudad, en 1985, entró a la Catedral de la Inmaculada y exclamó: “Parece que entré a una pequeña Roma”, esto al ver el majestuoso baldaquino que adorna el altar del templo, contó León. 

La Catedral cuencana enamoró al pontífice, así como enamora a quienes visitan la ciudad, quienes no pierden la oportunidad de tomarse una foto, conocer de cerca y recorrer este templo.

El 28 de mayo se cumplen 50 años de consagración del ícono religioso que además es uno de los mayores atractivos turísticos de Cuenca.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.