Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, domingo, 20 de agosto de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores

EL TIEMPO (Cuenca) El Corpus Christi, fiesta tan antigua como la ciudad

2017-06-15 07:34:12
Cultura
1181

Cuencanos participaba activamente en la fiesta de la Eucaristía, siendo una festividad movible dentro del calendario litúrgico

La fiesta del Corpus Christi es tan antigua como la ciudad de Cuenca, siendo una de las más importantes a partir de la fundación, esta tradición eclesiástica ritual y festiva, contó desde el principio con el apoyo de las autoridades y del pueblo devoto.

Desde tempranas fechas encontramos en los documentos históricos de la ciudad, Actas del Cabildo, referencias a esta festividad, en lo civil y en lo eclesiástico. La gente de Cuenca participaba activamente en la fiesta de la Eucaristía, siendo una festividad movible dentro del calendario litúrgico.

Fiesta que, en los países hispanoamericanos, en particular los de la región Andina, muestra un importante sincretismo cultural.

Los dogmas cristianos, lo sagrado y lo profano se interrelacionan, las celebraciones “coinciden” con el solsticio y las ritualidades “paganas”, es decir con el Inti Raymi incásico y las fiestas de la cosecha de las comunidades prehispánicas; esto explica por qué los indígenas aceptaron tan fácilmente la fiesta del Corpus Christi en la época colonial, siendo importante también el papel de los danzantes del Corpus, generalmente de origen indígena.

Desde la perspectiva del culto cristiano, en el festejo se exalta la presencia de Cristo en el Sacramento de la Eucaristía, que dentro de la Custodia, generalmente una obra de arte en oro, plata y pedrería, que es llevada en procesión el jueves de Corpus, con la presencia de las principales autoridades eclesiásticas de las localidades, siendo el caso de Cuenca, sede de un Arzobispado, por tanto, es fundamental la presencia del Arzobispo.

La celebración viene desde el mundo católico medieval en el siglo XIII, se mantiene hasta nuestros días, con gran vitalidad y fuerza, si bien ha sufrido importantes transformaciones.

Localmente

A partir de la primera década de la fundación de Cuenca, existe una Ordenanza para la celebración de la fiesta del Corpus Christi desde septiembre de 1557, siendo importante el pregón que comenzaba el día jueves.

La ordenanza señalaba que esta celebración debía llevarse a cabo “con toda la piedad y el decoro”, los tenientes, los regidores y procuradores –es decir las autoridades del cabildo–, debían asegurarse que la fiesta se realice como es debido.

Igualmente, la ordenanza municipal indicaba que los vecinos de la ciudad debían contribuir con seis pesos, que serían destinados para la compra de cera y aceite con los que debían alumbrar al Santísimo Sacramento.

Años más tarde, tal como nos recuerda María Fernanda Cordero en una publicación sobre el Corpus Christi del Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares, CIDAP, según el acta del cabildo del 16 de junio de 1612 el cabildo cuencano acuerda que asistan los indígenas de las distintas parcialidades, solicitando a las autoridades indígenas y caciques que participen de la mencionada fiesta: que “los caciques por sus parcialidades, vengan con los indios necesarios para que se aderecen.

Y que los oficiales, así españoles como naturales saquen sus pendones y danzas, como es costumbre”, convirtiendo a esta celebración en una auténtica fiesta interétnica.

Hacia inicios del siglo XIX, el cabildo de 1807, destinó 80 pesos para los gastos del Corpus Christi, en luces, velas y “espermas”, adornos, y sobre todo fuegos pirotécnicos, que, en el caso de Cuenca, están presentes desde la colonia en las importantes celebraciones, siendo el Septenario la mejor época para mostrar las habilidades de los artesanos castillos de fuegos artificiales, globos con leyendas tales como “Gloria al Santísimo Sacramento” y fuegos pirotécnicos multicolores, a más de numerosos cohetes, que sonoramente llaman a los feligreses.

La música es imprescindible, por ello es infaltable la banda de pueblo y antiguamente los tamboriles y las flautas, los redoblantes y pingullos.

Los indígenas de los barrios de San Blas y de San Sebastián, como los priostes de cofradías, de gremios, los vecinos de la ciudad, el cabildo o municipio y el clero mantuvieron viva la popular fiesta a través de los años durante la colonia.

En plena época grancolombina, para el año de 1825, se tiene noticia que mujeres de origen popular, es decir cholas cuencanas, debían levantar altares para el paso de la procesión del Corpus Christi, tal como se conoce a través de una orden del gobernador de indígenas de la parroquia de San Blas a mujeres “ladinas”, para que levantaran altares con adornos, telas, banderines, tapices, jarrones y flores, así como santos e imágenes, durante el paso de la custodia, tal como lo estudiara Macarena Montes.

Supervivencia

La procesión con la custodia por la Plaza Mayor de la ciudad, Parque Calderón, y sus barrios céntricos, así como parte de sus formas y ritualidad, casi desaparecen en Cuenca en las dos últimas décadas del siglo XX.

La fe de los priostes hizo posible en el tiempo mantener esta tradición, que nos ha llegado hasta el siglo XXI, cada día de la semana del Corpus debía ser organizado y costeado por los priostes, siendo éstos miembros de distintos gremios, a más del clero de Cuenca, de las señoritas y señoras, de los niños, etc. El día organizado por las señoritas y señoras de la ciudad siempre tuvo, durante más de sesenta años la activa presencia de una de las fieles priostes de la festividad: la Señorita María Astudillo Montesinos.

Arcos triunfales para el paso de la procesión, misa, altares, música, forman parte de los elementos culturales de la fiesta popular.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.