Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, sábado, 18 de noviembre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

JUICIO A JORGE GLAS: PARA LA OPOSICIÓN LO PEOR HA SIDO DARLE LA RAZÓN

2017-08-28 19:50:00
Análisis
14933

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz/ Ecuamex - exclusivo para Ecuadorinmediato@2017

No fue una reacción inmediata, muy por el contrario, fue cuestión de algunas horas para que el llamado a vincular en un juicio penal al vicepresidente Jorge Glas Espinel, pase del festejo a la indignación en la oposición, que acaba de asimilar el golpe que les han dado a sus afanes de tumbar al segundo mandatario. ¿Por qué ataca hoy este paso a la justicia contra Glas el sector opositor?, el problema al parecer fue que les dieron la razón ante la opinión pública, lo que no estuvo en sus libretos y ahora deben asumir que "se les ha ido de las manos" este caso y ahora se convierte en una dura derrota política.

 

Una primera afirmación que debería hacerse para analizar todo este conflicto en torno a Jorge Glas Espinel es que su nombre entra en polémica desde que fue seleccionado para ser el segundo a bordo. Desde el 11 de noviembre de 2012, una vez que fuera el escogido como fórmula para ser binomio con Rafael Correa, se desató una ola de ataques -quien lo creyera- entre los mismos miembros de Alianza Pais, algunos de los cuales reclamaban ese puesto para si mismos bajo la lógica del “porque él y, porqué no Yo”. El ingeniero fue visto como enemigo desde esas horas y las acusaciones de corrupción en su contra nacieron de las envidias de los desplazados del oficialismo, creándole una imagen distorsionada por el resentimiento.

Por los malos antecedentes en Ecuador el vicepresidente siempre fue criticado por ser el golpista de turno, o conspirador a sueldo del estado nacional, como lo mal definiera el presidente Velasco Ibarra. Como la relación del presidente Rafael Correa (2007-2017) no dio para traiciones y deslealtades con sus vicepresidentes, entre ellos Lenín Moreno (2007-2013), y luego Jorge Glas (2013-2017), entonces el entorno de corrupción fue explotado por la oposición ante casos evidentes que se han presentado y, que sirvieron para fustigar severamente contra el segundo mandatario, al que siempre se le ha acusado solo verbalmente, en forma por demás sinuosa solo con rumores o versiones ofensivas que daban para dudar la honra del mandatario sin prueba alguna. Insisto, tengo la impresión por lo que me consta, que aquello salió primero de filas de AP y tomó calle en forma siniestra con el paso de los días y las redes sociales.

¿Por qué la situación empeoró para Jorge Glas? Pues, porque fue escogido por el triunfante Lenín Moreno nuevamente como segundo mandatario para ser reelecto al período (2017-221) y, como fórmula de solución al conflicto interno del oficialismo dividido entre morenistas y correistas. Nuevamente se lanzaron versiones y dudas sobre la integridad del ingeniero, esta vez sumadas a las denuncias que la oposición sostenía especialmente dirigida al manejo de los sectores estratégicos y sus contrataciones, así como las turbulentas relaciones con la empresa brasileña Odebrecht, que está inmersa en el escándalo más sonado de este tiempo, a más de los graves actos en Petroecuador. Todo eso contaminó el ambiente alrededor de Glas Espinel.

Si hay algo que aludir a su favor es que fue él quien presentó varias denuncias ante la justicia por corrupción en su entorno. Así, contra la asambleísta Esperanza Galván, contra Marcos Párraga, contra Alex Bravo y Carlos Pareja Yanuzelli, al tiempo de entrar en el controvertido conflicto del caso de la Hidroeléctrica San Francisco que lo enfrentó con Odebrecht. Esa es una verdad certera y el vicepresidente lo puede exhibir a su favor.

Resignados a la reelección de Glas para el siguiente período presidencial, se tornó en forma visible en el candidato frágil dentro de la fórmula con Lenin Moreno, acompañado de un grupo político que se mostró siempre receloso o indiferente con el mandatario, frente a los crecientes ataques de la oposición en una durísima campaña electoral como fue esta del 2017.

El uso de la diatriba, como la calumnia o la mentira, sumados a la maledicencia con las que convivimos en los dos años anteriores, desde antes mismo del último proceso electoral tuvo como una de las principales figuras a atacar en el vicepresidente Glas, a quien se le han dirigido todas las culpas con el fin de desplazarlo del poder, impedir que sea elegido y, que no continúe en sus funciones. Para colmo de sus males, una vez elegido y posesionado el pasado 24 de mayo de 2017, las revelaciones de los delatores brasileros que llevaron a la captura del tío del vicepresidente Ricardo Rivera, así como una serie de audios fueron creciendo la parte del escándalo que sustenta la presunción de delitos cometidos por esta figura política, al punto de que el propio presidente Lenín Moreno se haya dejado llevar por esas versiones y señalarlo con la lapidaria frase que “cada vez el dedo apunta más cerca de usted” con lo cual justificaba el retiro de funciones del segundo mandatario ecuatoriano. Sin embargo, frente a la opinión pública, es evidente que hasta este momento no hay una sola prueba que apoye las acusaciones en contra de Jorge Glas, ni una sola, tanto que en dos años no se la ha presentado.

Tras la pérdida de las elecciones del 2017, la oposición en sus distintas agrupaciones no tuvo mejor opción o “estrategia” que sumarse todos en coro a pedir de una u otra forma la salida de Jorge Glas, sea por la vía de la renuncia personal o por la destitución vía juicio político. Con linchamiento mediático de por medio con una prensa convertida en juez, fiscal, verdugo y testigo de cargo, el ambiente para el vicepresidente está tenso y cargado de angustias. El fallido enjuiciamiento contra él en la Asamblea Nacional, todo motivado por un mal manejo de los documentos jurídicos por parte de los y las asambleístas, que no quieren respetar las normas de reserva de casos y juicios encauzados en la justicia de otros países, no calmó para nada las exigencias de una agrupación que pide y reclama cada vez con mayor urgencia que Glas se vaya, y usa todos los argumentos posibles, pero, otra vez, sin pruebas que les respalden sino versiones de terceros que no prueban nada y menos apoyan un proceso político para que sea llevado con orden y respeto.

La oposición ha logrado posicionar en la opinión pública la imagen de un Jorge Glas culpable sin pruebas. Hasta estas horas no se sabe de que le acusa, ya que no hay una sola acusación firme. Sea por el manejo de los sectores estratégicos, sea por Capaya, sea por su Tío, sea por Odebrecht, sea por Petroecuador, sea por haber sido correista confeso, o sea por angas y por mangas, el hecho cierto es que para el discurso opositor tiene que ser culpable de algo, no sé de que, pero tiene que serlo.  No suena nada racional el asunto, pero así se han ido dando los acontecimientos al punto que ya se tiene un culpable con presunción de inocencia.

Pero, entonces, la justicia ordinaria que rige en el Ecuador ha resuelto hacer caso a los gritos opositores y en una acción sorpresiva el Fiscal General del Estado, Carlos Baca Mancheno anunció el pedido de vinculación al vicepresidente Glas, basado en las investigaciones y los indicios que hacen presumir que podría existir el cometimiento de algún delito, las que han sido llevadas adelante por la agente fiscal Diana Salazar, por lo que el caso pasó a manos de un juez, el magistrado Miguel Jurado.

Tanto querían que se enjuicie a Glas, hasta que se les hizo. La noticia, que pasó a ser la alegría de algunos, pronto se convirtió en trago amargo, ya que la oposición comprendió que le habían quitado el caso de sus manos, y que ahora tenía que enfrentar en un escenario que no controla, menos aún con las notorias deficiencias e ignorancias del conocimiento jurídico que hasta estas horas le han salido a flote a algunos opositores y periodistas, que en los medios han hecho gala de tales carencias. Los más duros en sus reclamos han sido los políticos en retiro de Cauce Democrático, junto a los autodenominados anti corruptos, o los voceros de partidos aliados a CREO, que les dan diciendo lo que ellos no pueden hablar ni exponer. Total la autorización de la asamblea para que sea enjuiciado Glas, con el pedido del mismo vicepresidente a que se autorice su causa ante los jueces es un hecho cierto y abre un nuevo escenario.

¿Por qué la oposición se opone a que el caso Glas pase a manos de la justicia ordinaria? Pues, porque les quita escenario, les roba pantalla, les elimina de la figuración pública. He de insistir que hasta este momento no hay pruebas evidentes y sustentadas contra Jorge Glas, y lo que hemos visto en la Asamblea, en sus distintas sesiones, es solo un grupo de gañanes gritando como gentuza en montonera que solo emite diatribas, acusa sin sustento, confunde los términos, expone documentos reservados sin autorización ni ley, mostrando y arrebatándose carteles ofensivos, infama con sus versiones y destruye la honra ajena al frente de una prensa que ha perdido el sentido de la ética y el conocimiento jurídico, permitiéndose difundir tal regadero de ignorancias. Ecuador no merece un espectáculo tan carente de dignidad como el que se exhibe en el cenáculo parlamentario, donde se abusa de la impunidad legislativa para destruir la honra ajena. Con ese vocabulario lleno de vituperios e insultos uno solo pide que le libre de caer en semejantes malas bocas de algunos asambleistas, porque saldrá atropellado en su honor sin ningún tipo de culpa, a que no sea todo por la codicia por el poder de esos cuantos que no se miden en respetar a la nación.

 Ahora bien, ha llegado el momento de poner a prueba a nuestra justicia. Una buena parte del Ecuador en racionalidad pide esto: que sea un proceso en el cual la Fiscalía sustente sus acusaciones con investigaciones conducidas en legalidad y legitimidad; que los jueces y magistrados tengan la oportunidad de guiar la causa con respeto al derecho y el debido proceso; que las acusaciones vayan dirigidas a los actos y a las personas que lo han  cometido, que se inculpe a quienes les ayudaron a cometer los delitos e infracciones y, por sobre todo que se presenten las pruebas con el debido rigor jurídico. Sí, que el vicepresidente Glas pueda defender su inocencia ante sus jueces y jurisdicción naturales. La nación exige que si Glas es culpable que se vaya directo a la cárcel, pero si resulta inocente en un juicio justo que se lo declare y acepte, para que cese este bochornoso espectáculo que está mostrando a un país irascible y necio.

Por supuesto que se vienen días aciagos para la patria con este enjuiciamiento. Nuevamente escucharemos los gritos sórdidos de la oposición que siente que ha perdido, porque le dieron la razón, es decir, porque quería que se castigue a Glas y se lo elimine el escenario político, y hasta ahora no lo ha conseguido cuando se le cruza el juicio penal. La oposición sabe que en el juicio deberá presentar las pruebas que dice que tiene, deberá concurrir a un juzgamiento donde los gritos, las presiones, las ofensas a los magistrados y juzgadores no son válidas y, que el desconocimiento jurídico no es bien visto. La nación pide de su prensa una actuación responsable difundiendo el proceso en estricto derecho y no con especulaciones que dañen la causa por asumir fines protervos. Esto es lo peor que le pudo haber pasado a la oposición, que se dé un cauce legal a todo el caso del que hasta ahora solo hemos visto especulación siniestra sin prueba alguna.

Al final, ¿Cuál es el motivo escondido y temeroso para tratar de eliminar a Jorge Glas? Pues, tengo la ingrata impresión que es por el miedo al reemplazo. Es decir, las especulaciones sobre la condición de salud del actual presidente Lenín Moreno, como su declarada voluntad de desapego al poder, son motivos de preocupación de muchos sectores, tanto que ha llegado hasta el mismísimo departamento de estado norteamericano.  En un extracto del link – que lo muestro más abajo en un aparte de este análisis – y que habla del Cable Diplomático Secreto de la Embajada de los Estados Unidos en Quito, fechado a Martes 15 de mayo de 2008, a las 16H56, signado con el número 08QUITO434a y firmado por la embajadora Linda Jewell, dan a entender que siempre se habló de una sustitución en el cargo tanto por su condición física o por su actitud de renuncia voluntaria al poder, que no están fuera del discurso del actual mandatario ecuatoriano. Que sea Glas el que lo sustituya sigue desatando temores y pánicos, tanto en Alianza PAIS como fuera de ellos, y más en una oposición que no quiere a los oficialistas con sentido correista en el mando de la nación, y quien sabe si todo esto se da a menos de cien días del nuevo período presidencial en Ecuador. (FHA)

___________________________________________________________________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Aráuz es Director General de Ecuadorinmediato.com. 
Ecuamex: Agencia productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com
Fotos: Archivos Ecuadorinmediato.com

@2017 DERECHOS RESERVADOS DE ECUADORINMEDIATO.COM, prohibida la reproducción total o parcial de estos comentarios editoriales sin la autorización escrita de su autor. No reproducir por otro medio que no sea por nuestra página web o el sistema móvil de EI. No provoque perjuicios a este medio al promover la lectura sin acceso a nuestra página. Gracias.

_________________________________________________________________________________________

EXTRACTO CABLE WIKILEAKS

FUENTE : https://wikileaks.org/plusd/cables/08QUITO434_a.html

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.