Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4501 |  Ecuador, sábado, 18 de noviembre de 2017 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ECUADOR :100 DIAS EN MEDIO DEL "GANAR-GANAR"

2017-09-11 20:50:00
Análisis
5602

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz/ Ecuamex - exclusivo para Ecuadorinmediato@2017

A pesar de ser solo un corto período de tiempo en el gobierno de Ecuador, al momento recorre una sensación de haberse logrado ya una serie de beneficios, mientras saltan declaraciones de sectores "beneficiados" que hablan y controvierten lo hecho por el presidente Lenín Moreno. A pesar de que nadie define con exactitud el incierto panorama político, ese sentirse "ganadores", sin nada concreto - entre encuestas y proclamaciones – da la impresión de tener una imagen tan prometedora como parece. Pese a que no se ha ganado nada se nota que se sienten triunfantes muchos de quienes hasta perdieron las elecciones, y que hoy disfrutan del momento por la gracia del gobernante, hasta que pueda estallar la burbuja que frustre a propios y extraños.

 

Tal pareciera que en Ecuador de estos días vivimos en un ambiente en el que parece que “La razón es lo único que está bien repartida...todos dan la impresión de tenerla y lo suficiente”. Aplicando esta frase, la opinión pública avanza en estos días en medio de voceros presuntuosos de que ya han logrado mucho con el nuevo gobierno, porque les ha dado la razón, lo que los complace enormemente. Así lo dicen y proclaman.

Con un concepto de que la política es un buen negocio, muchos sectores como líderes de la clase dirigente en la nación han proclamado que su tesis, propuesta, proclama y hasta exigencia, están ganado como si fuesen buenas inversiones las que han hecho con la llegada del presidente Moreno al cargo. Desde el 24 de mayo pasado se está forjando una aureola de bienestar colectivo que se encauza en una lógica de ganar-ganar tan proclamada desde el ámbito empresarial, sin definir por cierto sin en verdad han ganado algo. Es más, entre medios de comunicación y exposiciones de los líderes de opinión, han forjado un concepto de optimismo nacional que suena más bien forzado, pero que contenta a muchos.

El presidente Moreno, por ejemplo, con su estrategia de la incertidumbre que aplica desde el inicio de su gobierno, podría ser el fiel reflejo de ese ganar-ganar que le ha dado una serie de presuntos beneficios, que gozan de una aparente bondad. Así, el haberse proclamado diferente a Rafael Correa le sumó popularidad a un sorpresivo como inexplicable 84%, que cada vez aumenta y pronto rebasará según las encuestadoras que ahora parece que, si valen, la cifra máxima del ciento por ciento. Cada palabra, cada calificativo, y hasta cada insulto contra el ex mandatario gozan del aplauso y beneplácito de voces y medios, los que se encantan en exaltar este comportamiento del nuevo presidente, así sea sacándolo de contexto.

Por las apariencias el presidente Moreno ha ganado dos factores importantes con esa posición de destruir el correato y todo lo del gobierno anterior, que se aplica rigurosamente en cada una de sus presentaciones o declaraciones públicas: ha ganado tiempo y ha logrado un margen de gobernabilidad estable, que por cierto ayuda y mucho a empezar el manejo y conducción de una nación altamente conflictiva en lo político.

La consecuencia del comportamiento del presidente se ha trasladado optimista a la oposición política ecuatoriana, que aplaude a rabiar cada nueva declaración, acción, gesto y hasta bromas de extraño gusto del mandatario, al que le han prodigado con una serie de halagos que tratan de complacerlo. Para los líderes de los diversos sectores opositores lo que está haciendo el presidente Moreno “Ni siquiera lo hubiéramos soñado” lo han dicho, al punto de ser los primeros sorprendidos. Para ellos el ganar­-ganar está en la afinidad con lo que criticaron o censuraron del ex mandatario y, por demás está decirlo, dan la impresión de que el jefe de estado va a hacer lo que ellos siempre quisieron que haga un mandatario confiados en la docilidad que cedería a sus pretensiones. No lo ha hecho, no lo ha anunciado, pero, para ellos, hay una alta expectativa que ya los convierte en triunfadores de la jornada como si hubieran ganado las elecciones.

 

Comportándose como si hubiesen comprado el boleto ganador, una serie de sectores han motivado el entusiasmo en sus filas con el solo anuncio por parte del régimen para entregarles el manejo o control de algunas parcelas de poder. Así, la banca privada y sus adláteres con el anuncio presidencial de que pasa a sus manos el manejo del dinero electrónico ya están invirtiendo en sus propias plataformas de operación del sistema, sin asimilar que el tema debe debatirse en la asamblea nacional y sobre todo ante la maltratada confianza pública. El inusitado como posible llamado a una consulta popular por parte del mandatario Moreno Garcés, ya desató toda una tendencia a generar apoyos al referéndum y lanzan desde propuestas hasta resultados posibles seguros, que les ha convertido en cuasi ganadores a una serie de líderes políticos que ya formulan preguntas, exigen que sus aspiraciones consten en las mismas o proclaman el triunfo de su máxima aspiración que elimina la reelección, con la cual habrán logrado desmontar el correismo. Ni siquiera se ha dado un debate racional en estos temas, pero ya se han generado optimismos triunfantes falsos basados en posibles nada ciertos.

En esa onda de opinión pública se han inscrito algunos movimientos, organizaciones, gremios y hasta líderes políticos que fueran opositores en las elecciones presidenciales pasadas. En cuestión de minutos se han subido raudos al carro del triunfador con la expectativa que el presidente Moreno les acoja y responda a sus propuestas, pedidos o exigencias. Fácilmente han puestos a sus bases clientelares a movilizarse en apoyos al mandatario, ya que este no cuenta con su propio partido, y le han entregado prontamente las llaves de sus tiendas políticas en búsqueda de ese preciado ganar-ganar. El espectáculo del oportunismo que están dando solo se entiende con la impresión de que están obnubilados con las promesas del poder cuyo apoyo condicionado no es nada certero, ya que son esa clara muestra de los “políticos golondrina” en los que la nación no suele creer, y si descubre el engaño los repudia con dureza con el paso de los días.

 

En el ethos político existe una lógica que mide las consecuencias de un hecho, y dice claramente que “se puede ganar perdiendo y, se puede perder ganando” se puede aplicar al caso ecuatoriano, ya que, por el comportamiento del mandatario, la lista de ganadores parece haberse extendido en forma por demás sorpresiva como creciente.

Para el caso, Alianza PAIS si bien ganó las elecciones, ganó la presidencia y vicepresidencia, ganó la mayoría legislativa en la asamblea y logró una recuperación de su espacio político en provincias y espacios seccionales tiene ese perder-ganando como estigma. El comportamiento de su líder nacional Lenín Moreno le ha convertido en las últimas semanas al movimiento oficialista en un enigma político que no sabe cómo comportarse en el poder. La ingrata sensación de pérdida ha invadido sus cuarteles, ha movido a las declaraciones de sus directivos para negar apoyo al mandatario si llama a una consulta con tinte opositor y mirar con asombro como se extiende fácilmente entre los votantes la desazón de haber votado por él, con un ambiente enrarecido debido a las declaraciones de ovejunos a los que les empieza a odiar por haber votado por él que no tienen una explicación que sepa a racional. Lo de mafiosos se replica con traidor y lo de lealtad con el capo de la mafia se confronta con el sentir de los militantes de AP que lo inculpan de cómplice y encubridor de una corrupción no negada y enfrentada en los últimos diez años en los que él como todos fueron parte del gobierno. Incertidumbre como sensación de impotencia son las muestras visibles de ese perjuicio político que hoy sufre el oficialismo.

Súmese a eso el que las frases, dichos, insinuaciones y hasta acusaciones con tono grotesco que han expresado desde el poder contra Alianza PAIS, sus líderes, militantes y hasta votantes, son usadas en su contra con mucha saña por parte de la oposición, y es grave que aquello se vaya convirtiendo en parte del lenguaje común dentro del partido donde caen como pesados fardos los tonos y palabras del presidente Moreno, sin explicación a su militancia. A fin de cuentas, según dicen entre su propia gente “El cambio de estilo entre Correa y Moreno es que el ex mandatario insultaba a sus rivales y enemigos, el actual presidente ecuatoriano los lanza contra los suyos propios”

 

Creo que en dos casos en cambio se aplica eso de ganar-perdiendo, en las personas de Jorge Glas y Rafael Correa. En lo del vicepresidente, tras haber salido del gobierno y verse vinculado en una controvertida investigación de asociación ilícita con el consabido escándalo público que afecta a su imagen, Glas ha podido recuperar el espacio dentro de su propio grupo político y se está movilizando con libertad ante su propia militancia, en un trabajo partidista que le puede potenciar en liderazgo, más si no se demuestran las acusaciones en su contra, ganando espacio que ya no lo tiene el actual presidente Moreno. Es lógico pensar que en oposición todo político crece y este puede ser el caso de Glas Espinel, y más si las posibilidades de reemplazar a Moreno en forma legal, que es el fantasma pavoroso de algunos, se mantienen intactas.

Mientras tanto, el ex presidente Correa, que perdió el poder y presencia en su propia nación por la estrategia de actual gobierno, está reforzando su imagen en lo internacional con la presentación en diversos escenarios, mientras que en Ecuador el síndrome de la comparación comienza a extenderse a cada acción confrontativa con el presidente Lenin Moreno por el factor de incertidumbre, lo que puede agrandarse con el paso de los días. Si bien eso no lo dicen las encuestas, en cambio el sentimiento popular puede ser distinto y, tal como se lo ha señalado en algunas voces de alto liderazgo en redes sociales, “comienza a recorrer el sentimiento de que con Correa estábamos mejor” que puede ser decidor y creciente con el paso de los días, dependiendo del volumen de los errores y, si  hay un llamado a consulta popular para discutir la reelección indefinida como se amenaza desde el poder central, esta le pondrá de retorno fácilmente en la tarima al ex presidente, cuya experiencia en ese campo si es conocida y reconocida. Hasta aquí las pérdidas con Correa pueden ser ganancias de futuro.

 

En medio de esta burbuja del ganar-ganar con el que nos hallamos invadidos en estos recientes 100 días de gobierno de Alianza PAIS, de Lenin Moreno y Jorge Glas, de las diversas oposiciones insurgentes, uno se pregunta incómodo ¿Qué futuro puede tener todo esto?

Para el caso político, que pasará cuando las medidas políticas no satisfagan a los recientes aliados cuando no les toque un pedazo del poder que reclaman expectantes; que ocurrirá cuando los resultados del debate legislativo no satisfagan a la banca; Qué reacciones habrá si la consulta popular no abarca todas las preguntas que la oposición reclama. Más lejano aún, si lo del presidente Moreno es solo parte de su estrategia y no logra desmontar el correismo como le sueñan los opositores. Que respuestas se esperan si las medidas económicas no satisfacen al poderoso grupo empresarial que busca torcer el brazo al régimen, justo ahora que inicia abriéndose al diálogo con ellos.

No hay nada peor que las imágenes vendidas con sabor a falso, peor aún los ídolos con pies de barro. No hay nada más pernicioso que las altas expectativas sobre el comportamiento de un gobernante del que se espera mucho, porque cuando estas se caen suelen ser malos momentos para las naciones y sus gentes. De eso deberá cuidarse un mandatario, de generar un ambiente tan optimista que estalle con la realidad, y el reventarse de una burbuja suele ser también decepcionante como lleno de frustraciones y vacíos.

Al final, este ambiente de ganadores con el que estamos disfrutando a modo de luna de miel que se ha ganado el presidente Moreno con sus dichos y hechos, solo está sostenido en incertidumbres y, si se sigue postergando puede ser que se le vuelva en contra por el mero hecho de que la gente se sienta engañada y nada peor que aquello. Como dijo el reconocido ecuatoriano Benjamín Carrión Mora al recoger en sus crónicas un sabio dicho popular “El ecuatoriano aguanta todo, menos que le hagan el tonto” (FHA)

 

___________________________________________________________________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Aráuz es Director General de Ecuadorinmediato.com. 
Ecuamex: Agencia productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com
Fuente Fotos: ANDES / ElTelegrafo.comec/ EXPECTATIVA.EC

 

@2017 DERECHOS RESERVADOS DE ECUADORINMEDIATO.COM, prohibida la reproducción total o parcial de estos comentarios editoriales sin la autorización escrita de su autor. No reproducir por otro medio que no sea por nuestra página web o el sistema móvil de EI. No provoque perjuicios a este medio al promover la lectura sin acceso a nuestra página. Gracias.

 


Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.