Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, martes, 14 de agosto de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ECUADOR: "LA VERDAD ES LO QUE ES, Y NO DEJA DE SER PORQUE SE PIENSA AL REVÉS"

2018-01-29 18:56:00
Análisis
8456

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz exclusivo para www.ecuadorinmediato.com

La nación vive este momento un proceso político rumbo a una consulta popular que le ha envuelto en una serie de conflictos internos, que son el resultado de un debate entre prejuicios y malas artes de los cuales la primera víctima es la verdad. Con mucho de resentimiento, pasión y odio político, el buen público se ha deformado una idea de "lo que vendrá" suponiendo algún resultado óptimo a sus intereses, sin considerar las consecuencias de lo que se puede generar por haber ocultado esa verdad. ¿Será que la pagaremos caro entre todos haber puesto de lado lo verdadero, para saciar las ambiciones de pocos?

 

La frase que titula el comentario de hoy corresponde al poeta español Antonio Machado, y trata de enfrentar a las posiciones y posturas que aparecen en un debate, ese que antecede a un proceso político y que tiene consecuencias. Si una sociedad no es capaz de actuar con la verdad, y el debate se llena de falsedades, pues el resultado será contrapuesto a esa verdad, pero no dejará de ser lo que es, por mas que sus actores políticos traten de torcer y lograr otros resultados.

Es evidente que la consulta popular que ha llamado el gobierno para el próximo 4 de febrero de 2018, trata de conducir a la sociedad a una aparente solución democrática de gobernabilidad.  Para ello ha convocado a las siete preguntas, tres de las cuales son las que definen el proceso político, y si de la verdad se trata por el comportamiento de toda la clase política avocada a asumir posiciones entre el si y el no del referéndum, bien se podría hallar dos verdades notorias y evidentes: “Se trata de acabar con Rafael Correa”; “Es necesario acabar con el Correismo”.

El Ecuador electoral de estos días enfrenta un espectáculo político desequilibrado por tratar de asumir estas dos verdades, y para ello se mira como la clase política trata de aceptar o repudiar tales opciones políticas en la papeleta. Es claro y notorio que el régimen del presidente Moreno convocó a esta consulta con el fin de desprenderse de su antecesor, para así asumir el poder en forma total sin un rastro de su pasado, que le acusa frecuentemente al mandatario y a sus funcionarios por haber halagado, aplaudido, votado y defendido a Rafael Correa. La necesidad de hacer un gobierno distinto a Correa les mueve a imponer su propia estrategia y querer destruirlo, por ello la consulta es un buen medio para sus fines. Lo criticable del hecho es el arte del disimulo con el que están comportándose, dan toda la impresión que usan el llamado a las urnas para respaldarse sin considerar que han llevado al enfrentamiento violento hasta su propia casa, fracturándola, dividiendo a sus filas y enfrentándose en un pugilato verbal nada respetable. Eso es Alianza PAIS ahora, un grupo que quiere borrar su historia pasada destruyendo a Rafael Correa.

 

                La oposición no ha disimulado esa primera verdad. Quieren acabar con Rafael Correa y para eso le arrancaron de sus manos la consulta al régimen del presidente Moreno, tras lo cual entraron en una cadena de ofensas y diatribas para afectar la imagen del ex mandatario. El problema es que del enfrentamiento verbal han pasado a la mentira colectiva provocando una sensación de pánico en la nación para convencerle que todo lo que ha vivido en la década gobernada por AP es malo y destructivo. Buena parte del público sigue sorprendido de los males que ha soportado según la clase política, y no deja de contrarrestar con la realidad de lo que pasó con el régimen de Correa Delgado. La verdad precisa si habla de todo lo contrario a lo que los opositores, analistas y medios de comunicación falsean con su sesgo.

Si bien los actos de corrupción ocurridos en ese tiempo causan molestia, rabia o indignación en la población, poco a poco se va dirigiendo la culpa como el castigo a los verdaderos responsables de estos, y se deja de lado ese sentimiento creado de inculpar todo al ex mandatario, al que ahora mismo le ven en las calles proclamando su posición ante la consulta. Por ello, al no poder debatir con el los hace acudir a la violencia de tirahuevos y tirapiedras, que no está ayudando a la causa del sí.  Por el contrario, ahora se los culpa a todos los favorables a esta posición de cargar con este comportamiento troglodita siempre digno de repudiarse, porque la nación no es violenta y rechaza al partido promotor de este tipo de acciones. En boca de un cercano al anticorreismo, que a veces le invade un sentido de racionalidad. “por cada huevo o piedra lanzada contra Correa es un voto menos por el sí”, léanlo en las redes sociales para que se sorprendan de tal aserto y asuman el resultado.

¿Por qué acabar con Rafael Correa? Porque dan la impresión de que la década anterior fue la década derrotada. La proximidad de las elecciones, único afán verdadero de la clase política ecuatoriana, es la que mueve a tratar de eliminar todo obstáculo en sus intereses por volver al poder. Les pido que vean a todos los agrupados en comisiones, organizaciones sociales, veedurías, liderazgos de opinión y demás, como futuros candidatos, y todos ellos hablan un lenguaje común: la diatriba contra Correa, porque no pueden aceptar su derrota, y ahora, que se les ha dado un viraje de la historia con sabor a traición, no pueden permitirse que el ex mandatario brille con luz propia de su pasado borrando a la que ellos quisieran aprovechar ahora para mostrar a futuro. La verdad es una sola, las próximas elecciones sin Correa Delgado es para ellos su gran oportunidad, y no la quieren dejar pasar.

 

Y la otra verdad de este aserto: ¿Por qué acabar con el Correismo? Pues, porque se trata de superar de alguna manera la dependencia emocional que tiene la clase política ecuatoriana con Rafael Correa. Todos sus gestos, actos, declaraciones, discusiones, mentiras, medias verdades y demás son ubicadas con y contra Correa y el Correismo con lo cual han denotado que no pueden vivir sin él.  Se trata de montar una especie de estrategia ilusoria de querer borrarle de la historia aplicada a memoria colectiva de la ciudadanía. Y no pueden tolerar que Correa siga estos momentos en las calles, con las gentes y disputándoles el espacio que ilusoriamente creyeron que ganaron con el diálogo.

Acabar con el correismo es tratar de arranchar con la lógica del comportamiento de ganapanes y buscaempleos los espacios de poder que ganó  Alianza PAIS en el tiempo anterior. Hay una evidente codicia política al haber sido desplazados por una nueva población activa en ese campo político precisamente, que nos les permitió ocupar los cargos y empleos como dignatarios del estado, al que siempre se sintieron predestinados unos, o sustituidos otros. No es el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social lo que les estorba sino los exámenes y métodos de acceso a los cargos que se les ha negado, lo que ahora los lleva a destruir toda institucionalidad y el estado de derecho. El problema mayúsculo en el que se han metido con esta parte de la consulta es provocado por el resentimiento de que sean “otros y no ellos” los que se han nombrado. El afán de destruir todo lo hecho por el régimen pasado es porque no contó con sus presencias, los volvió inútiles frente al poder y aquello es intolerable siempre, porque nada peor que estar lejos de ese poder.

Preocupa que tanto disimulo frente a verdades evidentes haya sido despreciado ante el surgimiento de algunas voces críticas, que consideran que la consulta a la nación sea usada para fines particulares y afanes codiciosos. Verse descubiertos a estas horas por las cifras que circulan de forma oculta por la prohibición de publicación de las encuestas, cuando una de las tendencias que era francamente ganadora al inicio y ahora va en un grado de declive, los ha sujeto a una especie de nerviosismo violento que en la última semana cambia el discurso, les sube en la tarima a nuevos actores, alza el tono y renueva las acusaciones queriendo cambiar lo que es, frente a lo que ellos consideran “lo que pudo ser”. Tanta dialéctica no soporta el debate.

 

La verdad futura de lo que puede ocurrir en la nación apunta más a lo jurídico y social de los efectos de la consulta, que sin duda surgirán de lograr la tendencia mayoritaria por el sí, un resultado que se defina en las urnas.

Un primer gran cuestionante jurídico para el régimen y el referéndum convocado es que no tiene control constitucional. Puede argumentar algunos puntos a su favor, pero el hecho cierto es que la Constitución de Ecuador en el artículo 104 es imperativo, obligatorio y exacto cuando manda referente a las consultas populares que “En todos los casos, se requerirá dictamen previo de la Corte Constitucional sobre la constitucionalidad de las preguntas propuestas”. Y la verdad es una sola: El Gobierno de Ecuador, al convocar a la consulta NO tienen el informe de la Corte Constitucional, y eso inquieta a las entidades internacionales como la OEA, CIDH y otros, que expresan que todo derecho que se apele a futuro será cuestionado en base a este punto central. Es evidente que, al haber violentado la Carta Política del Estado Ecuatoriano, el régimen obliga a ir a votar a la gente por algo que no sabe si es constitucional o no, y que nunca lo sabrá. La consecuencia lógica será que todos los reclamos vayan a ese elemento jurídico incuestionable. A estas alturas uno se pregunta si el régimen ¿Pudo esperar seis días para escuchar lo que tenía que decir al Corte Constitucional y luego llamar a consulta con la ley en la mano? El no haberlo hecho así ya aproxima la posibilidad de nulitar o declarar ilegal a lo resuelto en el llamado a las urnas.  No es cuestión de gritar, insultar o rechazar este criterio, sino de anticiparse a los efectos de este, pero parece que las voces prudentes en este sentido serán como siempre atacadas y perder la razón como única respuesta.

 

Lo otro, si se aprueba por opción del sí la destrucción del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, y se constituye la Junta de Notables, el régimen no puede garantizar el comportamiento jurídico de este ente creado para destituir a todos aquellos más de 150 funcionarios que fueron nombrados por el concurso de sus cargos. Darles la capacidad de fiscalización que le sería arrebatada a la Asamblea Nacional solo vaticina un conflicto jurídico serio para el estado nacional. Esos funcionarios nombrados legalmente por el proceso constitucional guiado por el CPCCS no pueden ser relevados de sus puestos en forma indebida, y la consulta popular no da legalidad a una violación de las leyes. No puede el régimen soslayar o minimizar el efecto del reclamo ante cortes internacionales que tiene esta decisión. Las sanciones que se han dado a los actos de estado violatorios de ley han generado fuertes indemnizaciones en dinero y por millones de dólares, en grave perjuicio a todos en el estado nacional. Por eso, ha de aspirarse que asuman las consecuencias todos los que han convocado, intervenido y llamado a la consulta, así como los que intervengan prevalidos por el apoyo ilegal e irracional en las urnas, para actuar en la destrucción del estado de derecho para cumplir con los pagos de repetición que les toque, y no lo nieguen a futuro acusando haber actuado políticamente. No es válido que, luego de cometer el delito, se huya de la escena, se niegue la culpa y se comporten como pillos en batida al querer cobrarles por lo que hicieron. Anticipados están.

 

El efecto político-social que tiene la consulta y sus resultados se ve en el entusiasmo de la clase política, especialmente de oposición, sobre el triunfo del sí, que de manera anticipada ya se reparte el poder antes de que se dén las elecciones. Hay una conducta abusiva e irrespetuosa con el electorado al anunciar cómo y de que manera se van a nombrar a la junta de notables y los cargos que se vacíen después de su presunta victoria. Un indicio de ese comportamiento lo dieron las dos damas que entrevistaron al presidente Moreno el pasado 21 de enero en la televisión, al cuasi exigirle que dé nombres de los futuros comisionados, mientras que el mandatario cayendo en el juego perverso anunciaba que no nombrará a sus amigos para este grupo, presumiendo entonces que dará a notables enemigos el poder de destruir el Consejo de Participación Ciudadana. Es más, a estas horas, ya circula una presunta terna preparada en una entidad del gobierno y que ubica a tales mencionados, todos ellos con el gran título de ser anticorreistas como el gran mérito para ser llamados a destituir y nombrar amparados en la consulta y su respaldo.

 

En días pasados de esta semana asistí en Quito al lanzamiento de un libro en el que me encontré con tres actores políticos activos correspondientes a Pachacutik, Sociedad Patriótica y Unidad Popular. Todos ellos, que repudiaban abiertamente ser cuestionados como nuevos neo-morenistas, anticiparon que si estaban con el presidente Moreno Garcés y su consulta era porque le ayudaba a su propósito de destruir a Correa con su carga de odio político, y, que el llamado a las urnas ayudaba a su codiciada meta para destruir el correismo y saciar venganzas políticas. Felices con lo que ellos alabaron la "hueviza contra Correa"  proclamaban el triunfo del sí admitiendo que estaban “usando” la relación con el gobierno. Entonces, sacaron a luz su verdad: terminada la consulta no dudarán en conspirar, levantarse contra el gobierno y exigir sus partes de poder. O sea, el presidente de Ecuador debe estar advertido de sus nuevos amigüis porque de seguro lo traicionarán y exigirán cada vez mas poder hasta destruirlo, y todo porque para ellos esa es la verdad el manipular a su forma aquello que el enemigo de mi enemigo es mi amigo.  El efecto de haber accedido a la consulta por presión de sus opositores le traerá una oposición insana al mandatario y desestabilización como alta conflictividad social a Ecuador.

Con el antecedente de la frase de A. Machado, creo que bien se aplica con rudeza ese sabio adagio popular que nos grita en la conciencia: “La verdad duele…pero una sola vez; en cambio, las mentiras duelen siempre, siempre” (FHA

 

Nota del autor: La frase correspondiente al poeta español Antonio Machado no fue leída por mí de ninguna de sus obras. Por honestidad intelectual debo aclarar que la saqué del libro del diplomático ecuatoriano Diego Cordobez "Ecuador-Perú: La propuesta inconclusa" que consta esa expresión. (FHA)

____________________________________________________________________________________________________

  Dr. Francisco Herrera Aráuz es Director General de Ecuadorinmediato.com. 
                Ecuamex: Agencia productora de contenidos editoriales para Ecuadorinmediato.com 
               Fuente Fotos: amp.ntn24..com/extra.ec./Telesurtv. / Ecuadorinmediato

@2018 DERECHOS RESERVADOS DE ECUADORINMEDIATO.COM, prohibida la reproducción total o parcial de estos comentarios editoriales sin la autorización escrita de su autor. No reproducir por otro medio que no sea por nuestra página web o el sistema móvil de EI. No provoque perjuicios a este medio al promover la lectura sin acceso a nuestra página. Gracias.

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.