Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, viernes, 20 de abril de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

CUIDADO QUE EL "ECUADOR ESPIADO" ELIMINE SU INTELIGENCIA

2018-03-26 13:18:00
Análisis
3715

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz / Ecuamex exclsuivo para www.ecuadorinmediato.com

El anuncio del presidente de la República, Lenín Moreno Garcés, el pasado 19 de marzo, que procedía con la eliminación de la Secretaría de Inteligencia (SENAIN), disparó las alarmas sobre la forma como el estado ecuatoriano ha manejado su "inteligenzzia" y, las funestas consecuencias que puede traer un apresuramiento del mandatario al haber cerrado un sistema de conocimiento que resulta vital para la nación. Es más, se puede cernir una amenaza en el tejido social la mala utilización de ese tipo de información, en una sociedad dada últimamente al escándalo que destruye.

 

     En términos conceptuales, ha de entenderse a la inteligencia, según el tratadista Sherman Kent “Es el conocimiento que nuestros civiles y militares de alto rango deben tener para salvaguardar el bienestar nacional”; mientras que, Peter Gill define. “La inteligencia es un medio para un fin, este fin es la seguridad e incluso la prosperidad de la entidad que establece la recopilación y posterior análisis de la inteligencia” de acuerdo con lo recogido en el interesante trabajo de tesis de Lorena Villavicencio de la UASB denominado Análisis doctrinario de las tendencias tradicionales y contemporáneas en el campo de la inteligencia y su aplicación en el caso ecuatoriano. (1)

     Con esas definiciones debe entenderse que en el Ecuador es un estado moderno que requiere de esa información para su pervivencia vital, por ende, debe tener un sistema de inteligencia creado para funcionar en las actuales circunstancias. Sin embargo, la historia acumulada en ese sentido no expone más bien a un mal pasado pudo haber llevado a tomarse decisiones nada apropiadas sobre el tema.

     Me explico mejor. La conformación doctrinaria e ideológica de extrema derecha y en defensa del sistema capitalista en el siglo pasado, hizo de nuestros ejércitos y policías en el continente, cuerpos armados que fueron usados para la guerra fría contra la Unión Soviética, China y Cuba. La inteligencia fue creada y concebida como arma para enfrentar a estos enemigos y, con ello asumir un papel determinante en el conflicto. El pasado de los cuerpos de inteligencia en nuestra región está regado de cadáveres y los uniformes empapados en sangre. Las víctimas, en especial en las décadas de los 60’s a los 90’s, se cuentan entre torturados, desaparecidos, ejecutados, prófugos, exiliados o asesinados vilmente por la fuerza de los militares y policías que abusaron del poder y de esa inteligencia, formando a sus agentes para matar comunistas, solo para eso.

     La formación y adoctrinamiento pronorteamericano para los servicios de inteligencia en nuestros países fue una puerta abierta para la intervención de los Estados Unidos que, usando a la CIA como su punta de lanza, provocó desde la represión selectiva hasta los golpes de estado o genocidios contra la población indefensa. Una historia plagada con sangre y que deja hasta la fecha un auténtico legado de cenizas.

     El caso ecuatoriano no es tan diferente a la historia latinoamericana, sin dimensionar en que proporción, pero el arma de inteligencia en manos de militares y policías fue parte de una lucha ideológica para enfrentar y reprimir a la izquierda, a lo que debe sumarse que el conflicto territorial con el Perú que fue el otro campo en el que se desempeñó un rol efectivo. Para todos los gobiernos y gobernantes del país la seguridad fue entregada sin miramientos y menos con un sentido de estricta responsabilidad al poder armado, aplicando con esa fuerza una doctrina que impuso el conocimiento directamente vinculado a inteligencia militar o policial como la gran solución al tema. Los excesos, abusos y errores cometidos en esta entrega nunca han sido sancionados, dejando en auténtica impunidad lo hasta aquí actuado por estos cuerpos uniformados, que bien pudieron actuar con su poder en secreto discrecional que ocultó todo.

 

     Tres momentos marcan una experiencia nada grata del Ecuador con sus cuerpos de inteligencia militar o policial. El primero, la injerencia de la CIA en los 60’s, de lo que se conoce denunciado por Phillip Agee, que demostró para quien servían esos agentes ecuatorianos entregados a una nación extranjera.  El segundo, la represión contra la izquierda y las dictaduras de los 70´s con la inclusión en el “ Plan Cóndor”, así como el tiempo nefasto de Febres Cordero en los 80’s y su lucha antisubversiva, que ha llenado las cárceles, las tumbas o los espacios de víctimas ejecutadas por esa acción de una inteligencia mal usada, tanta que la nación recientemente tuvo que descubrir, por ejemplo, que en el batallón de Inteligencia, en Sangolquí, se tenían cárceles y calabozos privados como salas de tortura según el informe de la Comisión de la Verdad.

     Lo tercero, los hechos que rodearon al bombardeo en Angostura por parte del gobierno colombiano contra Ecuador, el 1 de marzo de 2008. A la nación le impactó llegar a conocer que los mandos involucrados en la inteligencia militar no actuaron en favor del estado ecuatoriano, muy por el contrario, impregnados por el fanatismo anticomunista y peso ideológico de derecha proporcionaron información al enemigo, al atacante, olvidando su obligación con la sociedad ecuatoriana. Súmese a eso la injerencia directa de los Estados Unidos que, desde el control de la base en Manta, hasta el extremo de tener cuerpos policiales que reportaban a su embajada antes que, a los mandos oficiales, y contar con agentes como directivos de la inteligencia en el Ecuador, el país descubrió que este era un flanco débil, un lado obscuro, una carencia crítica: No teníamos inteligencia al servicio de la patria.

     Justo, cuando se dio el ataque artero de Uribe Vélez contra Ecuador, se discutía en Montecristi la nueva constitución del 2008 en la cual, con lo que estábamos viviendo en ese momento al descubrirse las traiciones, se dictó una norma que quitó de sus manos la responsabilidad total de la seguridad a los militares. Así, en el artículo 158.- en su párrafo segundo señala que: Las Fuerzas Armadas tienen como misión fundamental la defensa de la soberanía e integridad territorial y, complementariamente, apoyar en la seguridad integral del Estado de conformidad con la ley.  Ese concepto de seguridad integral cambió todo un esquema dándole por primera vez a la sociedad civil esta responsabilidad conjunta. Por ello, se discutió y dictó en la Asamblea, el Código de Seguridad y con ello desde el 2011 la creación de la Secretaría Nacional de Inteligencia (SENAIN).

 

     Esa, la lógica de la seguridad integral debió haber sido el principal punto de comportamiento de esta institución del estado. Debe entenderse que es esta entidad la encargada de recopilar la información importante, importantísima, para enfrentar las amenazas de este nuevo tiempo en contra del país, en sus múltiples facetas que van desde la creciente magnitud del crimen organizado, pasando por el grave conflicto de estabilidad social y emocional constante en el que vive la ciber sociedad, asumiendo los conflictos que insurgen del estado red, hasta llegar a los factores, hechos y elementos que amenacen a la democracia, al estado de derecho y a la sociedad ecuatoriana en su conjunto como frente al mundo.

     Sin embargo, se tiene la impresión de que, desde su inicio, se le dio a la SENAIN la vieja lógica heredada de actuar contra el enemigo, la cual había fomentado los abusos anteriores, asumiendo con ello que se auto-facultó la capacidad de usar el aparato y recursos del estado para espiar a los enemigos al régimen de turno, y generar conflictos que atentan contra su misión e imagen. Las denuncias de afectados que sufrieron espionaje selectivo, sumados al caso Balda, no pueden ser más criticables mientras que las negligencias para captar y prever con anterioridad los graves sucesos del 30-S, solo se constituyen en muestras presumibles de un papel distorsionado que ha jugado esta entidad, desatando la paranoia del “Ecuador espiado” que reacciona sensible ante algo no aclarado y que le deja el mal sabor del abuso del poder.

     Presionado al parecer por esa tendencia del reclamo, azuzado por quienes se sienten víctimas de la acción de la SENAIN y que han logrado hacer una masa crítica en la opinión pública, el presidente Moreno Garcés anunció la eliminación del organismo desatando una ola de interrogantes. Para empezar, que hizo, captó y guardo en sus archivos la SENAIN, además de requerir el conocimiento del tipo de operaciones especiales que hizo esta entidad. Deberá entenderse que hay enemigos señalados y que fueron investigados, mas allá de que se deben haber efectuado estudios especiales de las condiciones nacionales, con sus amenazas y fortalezas respectivas. Eso para empezar.

 

     Quien han saltado con alarma es el sector militar pasivo que manejó inteligencia con anterioridad, y es el que ha reclamado constantemente que no esté en manos de los uniformados esta rama, considerada “suya”. Ellos, que al parecer han hecho un seguimiento paralelo a la acción de la SENAIN, - lo que se nota por la información que manejan o difunden públicamente – reclaman, ya que al parecer obedece a una acción imprevista del gobierno nacional que no ha cuidado ni generó una cadena de custodia para los archivos informáticos que se tienen en la entidad.  Lógico es pensar que para algunas oficiales como sectores interesados que saben el daño que pueden causar con el contenido de esa inteligencia, les preocupa ¿Qué tipo de información tiene guardada la SENAIN? y, ¿Quién controla esa información? temores que suben crecientes con la sola noticia de boca del mandatario que dan toda la impresión de no haberse anticipado en guardar las debidas seguridades para asumir tal decisión, más el silencio inactivo y la pasividad de los entes de control.

     Horroriza pensar que los contenidos de la entidad de seguridad caigan en malas manos, en una sociedad tan condicionada en este último tiempo al escándalo mediático, sobre todo en redes sociales. Solo de imaginarse da para el pánico si los datos obtenidos sobre la vida personal, pública y hasta intima que presumiblemente se investigaron en esta entidad ahora este sin cuidado alguno, y en manos criminales, chantajistas o insanas mentalmente se difunda sin respeto alguno, el tejido social de la nación se destruiría aún mas de lo que ya lo está, con solo algunos datos circulando en esos espacios convertidos en auténticos cadalsos de la moral pública. El régimen debió anticiparse a ello, porque si algún caso de esos se produce, las consecuencias como culpabilidades serán directas contra el estado ecuatoriano y el gobierno del presidente Moreno Garcés.

 

     En verdad, a excepción del Centro Andino de Estudios Estratégicos (CENAE) en la voz autorizada de su director Mario Ramos según lo dicho en entrevista con ecuadorinmediato.com, en la sociedad civil no hay un sentido de preocupación por lo que implica la desaparición de la SENAIN y su grave consecuencia para un estado que requiere de esa inteligencia. Se requiere un ente que analice y prevea amenazas como: un ataque cibernético que destruya la operatividad total de la nación, presumibles atentados de salud, epidémicos o de guerra  bacteriológica, afectaciones a la soberanía alimentaria, convulsiones sociales provocadas por el terrorismo o el crimen organizado y, sin duda alguna generar conocimiento y estudios de tendencias de vida de la población, alteración de su comportamiento social, reacciones violentas de segmentos poblacionales y demás hechos que pueden poner en peligro a una sociedad. Sin duda alguna la estabilidad política debe ser cuidada, pero no con un proceso persecutorio sino preventivo bajo la ley y el estado de derecho. Eso, y muchos campos mas que han estado descuidados o que insurgen en una nación que tiene que vivir bajo este tipo de posibles amenazas y que requieren del conocimiento previo para su bienestar.

     Y ese es el punto neurálgico que el gobierno de Ecuador no ha aclarado públicamente, y tiene que hacerlo con urgencia y precisión. ¿A quién se va a entregar la Inteligencia Nacional? Con los antecedentes dados sería interesante que acoja en el debate que la misma no puede retornar a manos de los militares, ni policiales y menos a los contactos sumisos y oprobiosos de “la embajada” porque volveremos a la represión ideológica, selectiva y tendenciosa, que tantos crímenes como muertos nos deja. No, que no vuelva ese pasado nefasto. Es este el momento para fortalecer los esfuerzos de la academia, de la sociedad civil, y de los propios militares también, para tener un poder establecido con este tipo de entidad que nos garantice nuestra propia seguridad, por lo que el gobierno no nos puede volver al pasado.

 

    Enfrentado a una situación extremadamente crítica como la actual, con ataques terroristas inexplicables como los ocurridos en Esmeraldas,EL PAIS NO PUEDE QUEDARSE SIN SISTEMA DE INTELIGENCIA, esa información y su papel es vital y no es el momento mas oportuno para eliminarlo sin afectar seriamente a la integridad de la nación. Que no nos gane la paranoia de algunos para dañar a todos.

 Por ello, habrá que pedir del señor Presidente Moreno la debida reflexión para rever su decisión de eliminar a la SENAIN, que No lo haga. Que el mandatario use esta como una oportunidad para cambiar y fortalecer urgente a un organismo especializado en proteger el bien común de todos. Que el Presidente le dote de sentido de modernidad a esa inteligencia, y que le “ayude a ayudarse al Ecuador”, asumiendo una responsabilidad de la seguridad entre todos. Llegó el momento para entender que podemos pasar del “Ecuador espiado al Ecuador respetado”. Esta, la era de la inteligencia e información nos manda y obliga.  (FHA).

__________________________________________________________________________________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Araúz es Director General de Ecuadorinmediato.com
Ecuamex Agencia productora de contenidos editoriales para @ecuadorinmediato.com 2018
(1) Depositario digital tesis USAB  / Lorena Villavicencio Tacuri 
Fuente fotos. Redsocial/ Ecuadorinmediato.com

 

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.