Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, miércoles, 25 de abril de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

Fernando Carrión: En crisis de frontera no se necesita mano dura, sino mano inteligente (AUDIO)

2018-04-14 08:43:00
Entrevistas
4663

Audio

Abril 13 - Fernando Carrión

"Tienen que entrar los dos Estados a enfrentar un problema que va mucho más allá de lo que significa la firma de la paz en Colombia y que es el problema principal del narcotráfico", expresó

Para el analista Fernando Carrión, el debate sobre la situación en zona de frontera con Colombia debe ir mucho más allá de las consecuencias de un proceso de paz del vecino país. Aseguró que se debe tomar más en cuenta el tema del narcotráfico y cómo usa las sociedades locales, abandonas por los Estados, para infiltrarse en la economía legal, a través del dinero ilícito. A criterio del experto, Ecuador no requiere de una mano dura, sino, por el contrario, de actitudes inteligentes para que las secuelas de este fenómeno no sean nefastas.

Carrión mencionó que se ha entrado a una fase distinta hasta la que existía en la relación entre Ecuador y Colombia en cuanto a la frontera y narcotráfico.

“Me da impresión que por andar viendo exactamente igual a lo que ocurre en la opinión pública colombiana, que hay un dominio de las tesis uribistas, aquí también nos dedicamos a ver lo que podría ocurrir con las personas que no se plegaron al proceso de paz dentro de las FARC, dejamos de ver el tema del narcotráfico”, indicó.

Para Carrión, existe una presencia “impresionante” de lo que significa el narcotráfico.

“El desenlace que se produjo con la información que apareció el día de ayer va a haber cambios”, indicó.

Uno de ellos será a nivel nacional, dijo Carrión, al tiempo de mencionar que el Gobierno de Ecuador va a tener un “quiebre de aguas”. El segundo cambio podría ocurrir en la frontera con Colombia, “ya no podrá mantenerse la misma política”, precisó.

“Tengo un temor muy grande, el Presidente Felipe Calderón Hinojoza (de México) estableció una política de guerra al narcotráfico, bajo los lineamientos de la política norteamericana en aquella época y los resultados fueron francamente desastrosos”, recalcó.

“La respuesta no puede ser de mano dura, de satisfacer, de alguna manera, las demandas de la población, que siempre pide algo de ojo por ojo diente por diente”, criticó el analista.

“Frente a la mano dura, debemos plantear es mano inteligente”, aconsejó Carrión. Dijo, asimismo, que esta puede ser una buena oportunidad del Presidente Lenín Moreno de constituir un proceso unitario para enfrentar al “gran enemigo”.

“La presencia de este enemigo tan fuerte genera unidad nacional, siempre y cuando, haya liderazgo, siempre y cuando haya claridad, siempre y cuando haya legitimidad en las políticas que se están planteando, ese es el gran dilema que hoy día le queda al Presidente Lenín Moreno para encabezar esta gran cruzada, que le es absolutamente necesaria al país”, puntualizó.

Acerca del ingreso de Ecuador en el problema colombiano, Fernando Carrión recordó que el país firmó el proceso de paz con Perú en 1998.

“Eso fue bastante interesante porque el país había dirigido toda su institucionalidad militar, de relaciones internacionales, de formación, de pronto, firmamos la paz en el 98 y en el 99 Colombia con Estados Unidos, en aquella época con el Presidente (Andrés) Pastrana y el Presidente (Bill) Clinton establecen el denominado Plan Colombia”, añadió.

En el año 2002, cuando llega a la Presidencia de Colombia, Álvaro Uribe, empezó a desarrollando el programa “con mucha fuerza”.

“Hay un proceso de internacionalización bajo dos vías: el narcotráfico, ocurre que cualquier política focalizada en Colombia lo que produjo fue el efecto globo, eso hizo que en Ecuador, por ejemplo, empecemos a tener laboratorios de procesamiento de la coca para convertirle en cocaína, eso hizo que Ecuador ya no sea solo un país de paso y bodegaje, sino un país importante en esto”, indicó.

A eso se suma que, con la crisis económica, Ecuador se dolarizó, lo que significó “la internacionalización del narcotráfico”, pues se convirtió en un espacio para lavar dinero. La presencia de la base de Manta también se inscribió en este contexto.

“La internacionalización de todo este proceso ya tiene una larga data, que ahora se ha ido perfeccionando, básicamente, porque el Ecuador no tiene una política explicita sobre el tema del narcotráfico, por eso es que ha tenido estas interpretaciones, sobre todo, a nivel de opinión pública, de que la culpa es del proceso de paz, eso nos ha llevado a no reconocer lo que significa todo el tema del narcotráfico y la presencia de Ecuador”, explicó.

La infraestructura portuaria de Ecuador, que ni Perú y Colombia tienen, también abona a este fenómeno, dijo Carrión, pues es una zona de exportación hacia Centroamérica, Estados Unidos, México.

“Lo mismo está ocurriendo en la zona amazónica porque Brasil se convirtió en el segundo país de consumo de coca del mundo, entonces, la salida está por el río Putumayo, entonces, si seguimos achacándole al proceso de paz, siguiendo la ideología del Presidente Uribe, estamos escondiendo una realidad que es absolutamente evidente”, mencionó.

Fernando Carrión sostuvo que las sociedades locales se terminan incorporando a los procesos de vínculos entre el sector legal y el ilegal por la ausencia del Estado.

“Cuando uno ve lo que ocurre en la provincia de Esmeraldas, Sucumbíos, las provincias de frontera, lo que uno ve es la ausencia de Estado”, insistió.

Por ejemplo, la zona papera de Carchi está viviendo una crisis por los desniveles monetarios entre el dólar ecuatoriano y el peso colombiano, que provoca que la papa no sea atractiva no sea atractiva para el mercado colombiano, acotó.

“Lo que está ocurriendo con esas crisis es que esa zona del Carchi está dejando de producir, en general, ese va a ser un terreno muy interesante para que los mercados ilegales entren y lo coopten, como ya está ocurriendo en ciertas zonas de Esmeraldas, esto nos debe llevar a pensar que no es, exclusivamente, una política de mano dura, sino de mano inteligente para poder entrar en esa zona”, sostuvo.

Para Francisco Carrión, lo más importante es analizar las circunstancias y poder tomar decisiones en el plazo que planteó el Presidente la noche del jueves. “Creo que la información que existe es más que suficiente, desgraciadamente, no es la que todos esperamos y lo que se estuvo haciendo es fijar un tiempo para tomar una posición frente a lo que ocurre”.

“Creo que lo que tenemos es una especie de chivo expiatorio cuando oímos de las autoridades colombianas decir que Guacho es ecuatoriano. Lo que están tratando de decir es que es un problema ecuatoriano. Son tres periodistas ecuatorianos que fueron secuestrados en territorio ecuatoriano y que el secuestrador es un señor Guacho que es ecuatoriano. En otras palabras, este es un problema ecuatoriano”, consideró.

Sin embargo, relató, todo el mundo sabe que los tres periodistas estaban secuestrados en Colombia, el Frente Oliver Sinisterra es colombiano y opera, principalmente, en este sector. Por lo que, desde su punto de vista, no cree que sea oportuno que los colombianos “le echen la pelota al Ecuador” y viceversa.

“Aquí tienen que entrar los dos Estados a enfrentar un problema que va mucho más allá de lo que significa la firma de la paz en Colombia y que es el problema principal del narcotráfico que genera, a nivel mundial, US$900.000 millones de dólares. Esto es 9 veces más que el Producto Interno Bruto (PIB) ecuatoriano, es una cantidad inconmensurable y son grupos que tienen muchísima inteligencia, recursos. Son grupos que están articulados a unas redes globales del crimen organizado”, explicó.

Detalló que en el 2008, con las crisis económicas de las hipotecas a nivel mundial, se produjo una reestructuración federal de los mercados ilegales y, básicamente, el consumo de la droga era de los Estados Unidos, sin embargo, a partir de ese momento se globalizó y se empezó a tener, por ejemplo, a España como el primer país de consumo per cápita de cocaína en el mundo. Además, se tienen cárteles italianos instalados allí.

“Desconocer eso me parece que es un problema muy complejo, así como hacerlo con el proceso político que se sigue en Colombia. El 27 de enero se produjo el bombazo en San Lorenzo, el mismo día empezó el periodo electoral en Colombia. El centro del debate político de ese país es el plan de paz y lo lleva bajo la hegemonía el candidato uribista Iván Duque que, en este rato, va en primer lugar en las encuestas”, dijo.

Para Carrión, es hora de que Inteligencia plantee un escenario para ver qué es lo que puede ocurrir si Iván Duque llega a la Presidencia porque lo que va a pasar, de manera definitiva, es desmontar el proceso de paz porque esa ha sido la propuesta principal del expresidente Álvaro Uribe y Duque seguirá esa línea. “Esto les ha ayudado de manera impresionante en la campaña electoral en Colombia. Creo que es hora de que pongamos las cosas en contexto y entendamos lo que está pasando”.

Recordó, además, que el Ecuador es un país estratégico en este tema, pero para enfrentarlo, se debe tener una política internacional frente a los mercados ilegales. “No es posible que en una reunión de la OEA de Naciones Unidas, se tenga una posición y después se tenga otra. O que las Fuerzas Armadas establezcan un convenio con las otras y la Policía de igual manera, pero esto tiene que estar enmarcado en una política estratégica del Gobierno ecuatoriano. Me parece que eso no existe y que es absolutamente necesario e imprescindible que se realice”.

El Ecuador tiene la posibilidad de, frente a una amenaza tan fuerte como esta, reconstituir un frente interno, pero para que éste pueda generar un proceso unitario, se tiene que tener autoridades con legitimidad, políticas claras no erráticas y que sumen. “Si no ocurre eso, lo que va a pasar será contrario y, probablemente, los resultados serán nefastos”.

En cuanto al papel de la prensa en situaciones como estas, el analista reiteró que la información tiene que ser absolutamente objetiva y consideró que los medios de comunicación, la prensa y los periodistas colombianos han sido “nefastos”. “¿Cómo es posible que hayan difundido, por rating o por primicia, la información de los tres periodistas encadenados sin haber entregado esos datos de forma oficial?”.

“Eso le puso, al Estado ecuatoriano y al colombiano, en una situación muy precaria para poder establecer algún acuerdo. Cuando aparecieron estas fotos, la noticia volvió a aparecer sin que se coordine con las políticas. A mí me parece que esa noción, esa libertad de expresión, ha sido muy mal manejada en el caso colombiano”, expresó.

Consideró además, que la opinión pública colombiana hegemonizada por el pensamiento del expresidente Uribe ha terminado por tener una presencia en la opinión pública ecuatoriana, lo cual ha dominado, finalmente, porque lo que se ha estado viendo son las posturas del proceso de paz colombiano y no se ha estado observando el proceso global de lo que significa esta situación.

“Eso nos ha llevado a construir un mundo de ficción, un lugar que no corresponde con la realidad y que los resultados están a la vista. Yo creo que ya es hora de que se tenga un debate más serio respecto a lo que está aconteciendo en la frontera, en Colombia y en el Ecuador”, reflexionó durante una entrevista para “El Poder de la Palabra”, de Ecuadorinmediato.com/Radio.

(PAY) (JPM)

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.