Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, domingo, 27 de mayo de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

CUANDO LA CRISIS DE FRONTERA SACA LA FORMA DE SER Y SE DEJA DE CREER

2018-04-30 12:30:00
Análisis
5123

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz exclusivo para www.ecuadorinmediato.com

Ecuador es una sociedad que se gobierna con encuestas, las mismas han determinado que un régimen de turno se guíe por las mismas, y se comporte de acuerdo lo que se señale en los números de consulta a la opinión pública. Si eso es cierto, el gobierno del presidente Lenín Moreno debería estar altamente preocupado ya que en las últimas dos semanas su credibilidad ha estallado en pedazos y se da un fenómeno crítico que le mina 20 puntos en su credibilidad, a menos de un año de gobierno. ¿Por qué perdió tanto en tan poco tiempo? Busquemos explicarnos.

 

     A las encuestas se las debe leer y entender de manera crítica, aplicando metodologías importantes del conocimiento entre ellos la comparativa, asociativa o deductiva, que permiten obtener una imagen de los números fritos que se entregan en cada estudio. A la larga, la comprensión y lectura apropiada de una encuesta será lo más importante de la misma, ya que esas cifras le dicen y expresan a quien recibe esa información un algo que debe asumir para sus decisiones y actuaciones futuras, y eso vamos a hacer en este editorial.

     El régimen del presidente de Ecuador, Lenin Moreno, inició el pasado 24 de mayo de 2017 y está tan solo a 26 días de cumplir un año en sus funciones. Como fruto del ejercicio mensual de medición de opiniones, las encuestadoras han ido midiendo en forma proporcional la imagen tanto del gobierno y su gestión, así como del presidente y su aceptación.  Al mismo tiempo, han sabido retratar en forma secuencial los momentos que ha vivido ante la opinión pública, como el caso de la llamada a consulta popular en febrero del 2018.

     El público de Ecuador, a través de los medios de comunicación ha podido conocer a lo largo de todo este tiempo de gobierno de Moreno Garcés, una serie de estudios y mediciones de distintas encuestadoras, y por ello, al arribar al primer año del régimen, dos de ellas Opinión Pública- Ecuador y Cedatos, hicieron conocer a la nación sus cifras, y es ahí donde se desprende un hecho sensible que determina que la credibilidad del gobierno está sufriendo una severa baja por el mal manejo del momento, como por el comportamiento de la persona que gobierna.

 

     Fijémonos primero en el tiempo de medición de las encuestas, y nos encontramos que, tanto para OP-E o Cedatos, el período entre el 24 de mayo 2017 al 1 de abril de 2018 es altamente coincidente, ya que las cifras le dan un inicio de gobierno con un promedio entre el 65 al 66% de aceptación nacional y una desaprobación del 22%.

     El primer mes de gobierno fue, sin duda alguna, el de alto impacto por el comportamiento del mandatario, ya que inició un ascenso de aceptación que le lleva, según las dos encuestadoras a proyectarse en agosto pasado a promediar en un 77% exitoso de aceptación, mientras el desagrada baja hasta un inusual 12 al 14%. Es decir, que lo hecho por el régimen logra una gran acogida y, le sirve para seguir a futuro con un promedio del + - 70% que no decae y, así termina el año 2017.

     Al parecer el inicio del año y el manejo de comunicación sobre una imagen de crisis, mas el debate político alrededor del llamado a la consulta popular, dan cuenta entre las dos encuestadoras del primer descenso de la aprobación del régimen con una caída severa de 10 puntos, ya que los promedios ubican en enero un 67%, que ya es significativo, toda vez que se comienza a perfilar un crecimiento del desagrada en contra del régimen que alcanza los niveles del 24% promedio coincidente. Algo estaba pasando en ese momento que el régimen no lo percibió, pero la opinión pública sí.

 

     Las mediciones de Cedatos y OP-E denotan que, si bien el régimen ganó la consulta popular en todas sus preguntas con porcentajes de mas del 60%, en cambio su aceptación cayó entre 8 a 10 puntos promedio llegando a finales de febrero de 2018 a un 59% extremo, y que denota un conflicto con la opinión de la gente que respalda por un lado el proceso político, pero su rechazo al régimen que lo convocó. Si bien sería tomado como inusual este comportamiento, no es de extrañarse ya que para la gente la consulta no resultó ninguna solución a sus problemas, especialmente el económico que en esos momentos tenía alta expectativa.

     Marzo 2018 fue el mes de la presentación de un plan económico que fue entregado en los primeros días de ese mes como una respuesta al pedido de algunos sectores. Precedido como vino el régimen de Moreno Garcés de sus propias palabras acusatorias contra Rafael Correa, de haber heredado una crisis espantosa y que no le había dejado la mesa servida, era lógico esperar una acción positiva del régimen en favor de las masas, pero, sin duda que el tema no ha sido recibido como tal. Un dato de Opinión Pública-Ecuador señala en su encuesta que la gente, al ser consultada ¿A quién benefició el plan económico del gobierno?  Respondió: 30.1% a los empresarios; 27.8% a los políticos; 12% a los banqueros y solo un 7% a personas como usted. Nada que ver con una proclama satisfacción masiva de la decisión presidencial, tanto que las culpas del desempleo comienzan a dirigirse en su contra ya que en ese mismo estudio se ubica como causante del desempleo al gobierno con un 62.3%.

     Debe decirse, en honor a la verdad que, para las dos encuestadoras, pese a esas cifras, en algo si recuperó imagen el régimen rebasando los promedios del 62% de aceptación con los que llegó a abril 2018, aun cuando el desagrada creció mas allá del promedio arribando al 33% que refleja el descontento creciente.

 

     Lo ocurrido a finales de enero de este año, con el estallido de un cuartel policial en San Lorenzo-Esmeraldas, mas el grave impacto que tiene el enfrentamiento de la patrulla militar en esa zona en febrero, con cuatro bajas lamentables, se agudizó el 26 de marzo con el secuestro inexplicado de 3 miembros del equipo periodístico del diario El Comercio. El fatal desenlace con la muerte de estos compatriotas en manos de sus secuestradores ha causado un muy duro golpe al régimen, no solo en su aceptación sino en su credibilidad, pero a un extremo grave que debe ser considerado, de lo contrario las consecuencias siempre suelen ser fatales para la clase política ecuatoriana.

     Veamos las cifras, que en este caso corresponden a Cedatos, ya que su medición de este mes lo hizo horas después del 7 de abril de 2018 que se conoció el vil asesinato, dando como resultado un 50.5%, para, luego, al medirse el 20 de abril este factor se encuentra con que Lenin Moreno cae estrepitosamente al 46%. Con el desagrada o desaprobación contra el presidente el fenómeno es inverso y directo, es decir, a inicios del mes estaba en un 44%, pero, tras los hechos rebasa duramente ese 20 de abril al 46% superando al agrado del mandatario, dejando la imagen del presidente en forma crítica.

      En esos días de la crisis de frontera se evidenció un mal manejo gubernamental de la misma. O sea, la nación percibió incapacidad en el régimen y sus ministros. Desde el inicio mismo del tema se pudo apreciar a un ministro César Navas contradictorio, negativo a la hora de informar y carente de argumentos ante la nación. El que nunca hayan tenido datos precisos de los 3 secuestrados y, tampoco poder explicar el manejo de una negociación con un enemigo invisible y un gobierno como el colombiano que mentía sin pudor, hicieron un marco fatal que resultó doloroso para toda la nación.  

     Tanto que, según esta encuesta todo el proceso de crisis es percibido como funesto para Ecuador, ya que un 78.8% considera como Ineficiente el manejo del problema y, un 63% considera infectivo el combate al narcotráfico por parte del gobierno de Ecuador.

 

      El impacto del suceso hizo mella en la palabra del presidente y su imagen, ya que al medirse en estos momentos la credibilidad en el mandatario, que al inicio del año gozaba de un 61%, lo que se refleja en abril con un crítico 42%, una pérdida de 20 puntos en el perjuicio que provoca contra el mandatario, que igual tiene un preocupante 49.7% que no le cree ya a Lenín Moreno Garcés, todo esto a un solo año de gobierno.

     ¿Por qué esa pérdida tan notoria como grave?, según la encuesta hay una medición que ha efectuado desde el momento mismo del inicio del régimen sobre La forma de ser del presidente. En el caso de Lenin Moreno ese se ha convertido a estas horas en el peor factor en su contra, ya que de un inicio con un 75% favorable a julio del 2017, ha descendido 45.1%. Mientras que este tema provoca que un 48.7% se vaya en contra de la forma de ser del mandatario.

 

     Dicen que las crisis reflejan a las personas tal como son, y ese ha resultado ser el caso del actual presidente y su gobierno,; hay que entender que el presidente Moreno atraviesa por un momento muy duro y la nación igual lo siente así.  Sin embargo, por manejo de la edición y la censura, la SECOM logró en los 10 meses anteriores disimular como evitar el discurso contradictorio y a momentos criticable del presidente Lenin Moreno, al cual los medios como la televisión ecuatoriana en todos sus canales lo trataron en forma benigna disimulando sus frases y contenidos que resultaban hirientes a la retina del público. Nunca se le vio al mandatario ofensivo, contradictorio o incoherente a la hora de presentarse ante el público. Esta vez, Lenin Moreno asumió un tono altisonante, se le vio amenazador y, con un alto grado de emotividad no controlada sacó ante la nación su verdadera forma de ser y, asumió decisiones apresuradas, lanzó amenazas duras, dio plazos fatales y no pudo dar una explicación consecuente de sus acciones para enfrentar los tres asesinatos, ni de él ni de sus ministros. Es decir, el presidente deberá asumir que su discurso como la imagen que está transmitiendo estaos momentos están generándole estos problemas.

     La imagen del presidente se vio empeorada con sus entrevistas con CNN y NTN24, ya que dieron a relucir una serie de datos confusos que dieron la impresión de que el mandatario no está diciendo la verdad a la nación. Sus incoherentes afirmaciones sobre el puente sobre el Rio Mataje “Que no va a ninguna parte” solo implicaron echar por tierra todo un proceso diplomático de negociación con Colombia y la aplicación del Plan Binacional, su denuncia a la fiscalía con lo entregado por el señor del Rincón, y las posteriores afirmaciones de su Secretario  Andrés Michelena,  de que se conocía y se había ocultado los presuntos aportes de las FARC  a su campaña electoral, dieron la impresión de que el presidente quiere disimular el tema, ya que de ser cierto lo implican directamente porque esos dineros fueron también a su campaña.

     Si hasta aquí se había logrado acallar las críticas con el discurso presidencial moderado y certero, esta crisis ha provocado un daño crítico a la imagen del mandatario que deberá revisar la forma como se está manejando la comunicación social en su entorno, ya que el haber ocultado muchos de sus errores públicos con los excesos de sus intervenciones, ahora le pasan factura la hora verdadera de ser y comportarse como es. Hay mucho que corregir en este campo señor presidente, y usted debe hacer un control de daños en el manejo de su imagen.

     Y como si fuese más crítico aún, Cedatos hizo un análisis comparativo con el exmandatario Rafael Correa y encuentra una recuperación de imagen del líder de la revolución ciudadana, ya que en su primer año de gobierno obtuvo un 64% de aprobación, y terminó con un 39% entre aceptación y credibilidad. El estudio de OP-E señala que a este mes de abril de 2018,  el ex presidente tiene un 55.7% de aceptación por lo que fue su gestión de los 10 años, medido entre un 43.9  que califica de buena y un 11.8% que considera como muy buena; es decir, que se evidencia un proceso de recuperación a las cifras con las que terminó su gobierno y toda la campaña que ha soportado por parte del régimen del presidente Moreno Garcés.

     Queda sonando en el ambiente la reflexión mas dura que se puede sacar como consecuencia de estos números: “No hay peor enemigo que tu conciencia y mejor espejo que la verdad” (FHA)

COLABORE CON DONACIONES A ECUADORINMEDIATO PARA QUE ESTOS ARTICULOS SIGAN SALIENDO PARA USTED (Click aqui)

 ____________________________________________________________________________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Araúz es Director General de Ecuadorinmediato.com
Ecuamex Agencia productora de contenidos editoriales para @ecuadorinmediato.com 2018
*Encuestas Marzo 208 Informe Confidencial, Opinión Pública Ecuador y Cedatos
Fuente fotos.  Presidencia Ecuador/  Ecuadorinmediato.com Archivo /CEDATOS / Opinión Pública Ecuador

 

Queda sonando en el ambiente la reflexión mas dura que se puede sacar como consecuencia de estos números: “No hay peor enemigo que tu conciencia y mejor espejo que la verdad” (FHA)

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.