Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, jueves, 19 de julio de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

ECUADOR: "CONSUMMATUM EST"

2018-06-18 19:00:00
Análisis
5281

Por: Dr. Francisco Herrera Aráuz exclusivo para www.ecuadorinmediato.com

En Ecuador se ha vuelto nuevamente a la vieja práctica política de los "hechos consumados" con los cuales se han justificado muchas injusticias, ilegalidades, arbitrariedades y hasta la destrucción de vidas. Apelando a los prejuicios, los rumores, las versiones ignaras y el odio político como lo más utilizable, han logrado manipular a la masa crítica hasta cometer los peores atropellos a la historia nacional. No es uno, son cientos de malos ratos los que la nación ha vivido, vive y al parecer vivirá. Hoy es uno de esos míseros momentos que nos marca con severidad e ignominia.

En una sociedad como la nuestra vivimos del juzgamiento anticipado que nos genera graves conflictos y enfrentamientos, por lo regular cuando se trata de política o de del derecho. Hablando en demasía los líderes de opinión suelen expresar sus puntos de vista con mucha ligereza, y provocan los tumultos en la masa, la cual responde más a las animadversiones de los declarados enemigos políticos antes que a la ley o la jurisprudencia. Es decir, creamos obligaciones que no aplicamos, reclamamos derechos que no cumplimos.

El denominado caso Balda es al momento la nueva tormenta política que se ha desatado en Ecuador y que, por los ribetes de este, tiene todo para agitar el ambiente con una serie de datos e imprecisiones, que generan mucho debate y discusión desde los entendidos hasta los ignorantes de los hechos. Es tanto, que las decisiones que se han adoptado al momento entre la justicia y la política, con la intervención violenta de los medios de comunicación, denotan que el desconocimiento como la perversidad pueden llevar a que la sociedad a un linchamiento mediático contra personas e instituciones al grado extremo de sancionarlos antes de hora, culpabilizarlos con el fin de eliminarlos públicamente, y hacer justicia de mano propia con esa lógica de los hechos consumados con los que se actúa al momento.

En este caso judicial debo comentar con objetividad que lo desconozco en su gran mayoría, y es obligación para quien opina públicamente el enterarse con rigor para expresase en el caso. Sin embargo, he de aspirar a que impere el derecho en todos sus valores y principios. Es decir, si hay un delito que se menciona los hallados culpables deben ser sancionados, si se afectó a una persona, a un ciudadano ecuatoriano y su integridad, que se castigue a quienes se los encuentren como promotores de estos hechos. Pero, con la misma severidad con la se exige el castigo que se promueva el derecho en toda la extensión de la palabra, es decir, que se respete el debido proceso, que se salvaguarden las debidas garantías que le dan seguridad jurídica a una nación y se juzgue con conocimiento, probidad y verdadera justicia. ¿Es mucho pedir?

 

En el país es costumbre que la clase dirigente, cuando ya no puede torcer mas las leyes a su antojo opte por la mísera salida política con la que se justifica todos los atropellos al derecho y se proclaman justicieros hasta inmolar en su pira de vanidades al culpable, así sea antes de hora o sin respetar ningún derecho actuando en forma atrabiliaria. Es más, una vez ejecutada su revancha siempre acuden a la opinión pública a denostar con lo arranchado y decir en forma vocinglera que se ha hecho justicia cuando en verdad es una concupiscencia de hechos consumados vergonzosa y vergonzante. Tal pareciera que el caso Balda está cayendo en ello y va para peor.

Hasta el momento el mentado caso ha sido juzgado y ya sentenciado ante la opinión pública, en los medios de comunicación, que por lo general destrozan el derecho en sus palabras, sobre todo si es contra el expresidente Rafael Correa y algunos funcionarios de medio nivel o algunos agentes de policía vinculados a los hechos. El constante recorrido con diatriba por cada micrófono o pantalla que se lo permita al señor Fernando Balda, le facilita una exposición que, si se mira con atención, a momentos es contradictoria, en otras excesiva y unas cuantas veces mas se dificulta entender los hechos que le ocurrieron porque sus palabras suelen ser cargadas de odio y prejuicio contra su mentor político, otra vez Rafael Correa. Balda ya lo ha crucificado ante la gente antes de acudir al proceso judicial, al que se llega ya con toda la sensación de que no hay nada que hacer sino ajusticiar al mandatario sin escuchar su versión siquiera. Y mas aún si su abogado, Felipe Rodríguez, en declaraciones públicas, al calor de los vinos, en un programa periodístico coloquial anuncia, amenaza y advierte a la jueza Camacho y al Fiscal Pérez Reina, de sentenciar a su favor en este caso, de lo contrario sus carreras como futuros políticos caerán por los suelos. ¿Qué de justicia tiene todo esto? Nada, pero se lo aplica y, los medios o periodistas señalados danzan en torno a esa pira para clamar que sea saciada su sed de venganza con el líder político, mientras aprovechan la coyuntura de este caso para aumentar más leña al fuego. Es decir, para este grupo de opinión Correa Delgado está castigado, sancionado, sentenciado y ejecutado, porque los hechos están consumados y hay que obedecer a su voz del pueblo, que nunca se equivoca según su cotorreo infamante.

 

Aumenta esa actuación de consumar el juzgamiento con prejuicio e indignidad, lo hecho por la Asamblea Nacional con el caso. Sometida a consulta para autorizar o no la vinculación al caso al expresidente Correa Delgado, a la presidenta Elizabeth Cabezas no se le ocurrió mejor idea que anticiparse a todo criterio y lanzar su respuesta negándose a tratar el pedido, ¡pero…!  por Twitter! Así de grosero como simplón el asunto y con ello motivar una reacción mas de odio para el caso, porque interfirió en la acción de la justicia por sus prisas indebidas. Tras una intensa discusión pública en los pasillos del recinto congresal, ante cámaras y micrófonos donde afloraron las ignorancias de los legisladores en derecho y jurisprudencia, que avergüenzan cada vez que uno los oye, porque dan la impresión de que ni siquiera han leído su propio Código Orgánico de la Función legislativa, peor un ápice del derecho penal para este caso, llegaron a la reunión para conocer el oficio de la jueza. Resultado: se negaron a conocer el asunto, lo cual, independientemente de ser o no una respuesta legal, es ilegítimo que el poder legislativo no actúe en derecho, y que ni siquiera debata el asunto. La imposición de la tesis de la presidenta Cabezas, en venganza evidente contra Correa Delgado, se logró entre sus decisiones tan apresuradas como su Twitter, mientras la secretaria legislativa arremetía a los asambleístas con su poder de control del voto a fuerza de gritos estentóreos, logrado alzar la voz mas que ellos. Como se nota, así se logra la salida política que no hace sino consagrar a los hechos consumados como cruenta decisión de una mayoría fabricada al efecto. Que mísero papel tiene cada vez más la asamblea nacional este tiempo, así de triste y bochornoso se dio este caso, mientras afuera eran golpeados con saña los que promovieron el voto por el actual presidente, y al que demuestra que les " está agarrando odio por haber votador por el". Si asi sale.

La impresión del atropello al derecho y a la ética política se pudo evidenciar en la torpeza política del Gobierno de Ecuador, que se metió en el caso Balda de forma inaceptable. Por comunicado público - léase bien, por comunicado público- el régimen exigió a los asambleístas que voten de acuerdo con los dictados del régimen de Lenin Moreno Garcés, es decir en contra de Rafael Correa, y para ello no disimularon en llamarlos “morenistas” tratándolos a los legisladores como de “su” propiedad y humillándolos para que cumplan sus órdenes. Como si no fuese poco, el Secretario de Presidencia, Juan S. Roldán, les amenazó con todo el tono de chantaje que (se) “señale con el dedo lo que se tenga señalar”.  Fue suficiente el carajazo contra sus legisladores para lograr que voten tal cual la orden del presidente de la República, y como quieren seguir siendo considerados morenistas se tragaron la humillación y permitieron que esto siga siendo parte del acto infamante, entendiéndose además que estos asambleístas desde entonces no solo tienen precio por su voto¸ sino que a punta de extorsiones les han comprado su dignidad o su silencio. Con esto el régimen se metió de cuerpo entero en injerencia grotesca contra la justicia e interfirió a la otra función del estado, ya no podrá negar que usa el caso Balda para sus venganzas, ya no. Y ellos, los morenistas lo han aceptado con otros hechos consumados.

 

A estas alturas lo más necesario para enfrentar esta cruenta acción es la realización de un juicio, para que se logre sancionar a los culpables del presunto secuestro al señor Fernando Balda. Sí, un juicio que respete el debido proceso, que permita la contradicción aprobada de versiones, que se exhiban las debidas pruebas que acusen en forma certera, que se compruebe los recibos, gastos y testigos, que se enfrente a las posibilidades de falsedad en los dichos de los inculpados. Que sea un proceso con la debida respetabilidad, que la jueza, el fiscal y los funcionarios judiciales respeten la integridad del proceso, protejan a los enjuiciados de la victimación pública evitando la filtración de versiones, documentos o pruebas y que cuiden el juicio porque está en juego la dignidad de las personas. Es decir, que se comprenda que entre todos deben hacer un proceso justo y no una venganza o revancha del “morenismo contra el correismo” como hasta aquí se ha dado. Es más, que sea un juicio valorado en si mismo por el derecho y la jurisprudencia y no por el prejuicio o las portadas sangrientas de la prensa, convirtiendo a esto en un caso de hechos consumados porque el paso de los días será severo con el juicio de la historia contra quien así actuaron.

Y como en el Ecuador se gobierna con venganza la juzgadora jueza Daniela Camacho y el Fiscal Paul Pérez Reyna deberán entender que no pueden permitir que su honestidad sea puesta en juego con las consabidas presiones a las que le somete la opinión interesada en el odio con el cual usan a la justicia ecuatoriana. Ellos sabrán medir la respetabilidad de sus actos libres de esa forma infecta con la que se juzga en la nación Y, por ello, queda como una severa advertencia del ex asambleísta R. Aguilar que le dice: “ Le voy a dejar un consejo sano al #Fiscal General don #PaulPerezR que hasta ahora lo está haciendo bien. No muy bien ni excelente pero bastante bien: Huya de las cenas, los cocteles y los seminarios. @FiscaliaEcuador si no conoceré a mi gente! La burguesía quiteña don #PaulPerezR es especialista en lustrar la vanidad y luego en despedazar la honra. Esto desde la época de la Colonia. Consejo respetuoso ud sabrá si lo acepta o no”.  

Lo irónico es que ya se le vio a Pérez Reyna el pasado viernes en la condecoración a su jefe, Julio C. Trujillo, en pleno cotilleo, será por eso que le advierten hoy, nunca se olviden que aquí se aplica para los actos en los hechos consumados, la “política del trapiche”: A la caña se le exprime el jugo y luego al bagazo se lo escupe, cuidado señor Fiscal, cuidado señora jueza.

  Al final, es sabido que de los hechos consumados donde se han cometido los peores crímenes o las más crueles injusticias nunca ha dado buen resultado y mas bien, siempre han surgido las imponentes rebeliones, eso es historia (FHA).

COLABORE CON DONACIONES A ECUADORINMEDIATO PARA QUE ESTOS ARTICULOS SIGAN SALIENDO PARA USTED (Click aqui)

 ____________________________________________________________________________________________________________________

Dr. Francisco Herrera Araúz es Director General de Ecuadorinmediato.com
Ecuamex Agencia productora de contenidos editoriales para @ecuadorinmediato.com 2018
Fuente fotos.   Ecuadorinmediato.com /Archivo 

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.