Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, miércoles, 14 de noviembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
exclusivo

10 años de Constitución "más avanzada" del Ecuador, que podría ser el "único escudo" para defender la democracia (AUDIOS)

2119

Audio

Octubre 20 - Diego Borja
Octubre 20 - Fernando Cordero
Octubre 20 - Virgilio Hernández
Octubre 20 - Norman Wray

Norman Wray y Diego Borja hablan sobre "errores" en este periodo; Fernando Cordero y Virgilio Hernández defienden papel protagónico dado al Estado

Ecuadorinmediato contactó a 4 ex asambleístas constituyentes, quienes abordaron los escenarios previos del proceso de instalación de la Asamblea Constituyente en Montecristi, lo que dejaron por escrito en la Constitución de la República y lo que, ahora, después de 10 años, consideran como los avances o retrocesos que habrían ocurrido con la Carta Política ecuatoriana. Diego Borja, Fernando Cordero, Norman Wray y Virgilio Hernández, además, analizaron la aplicación de la normativa en la coyuntura nacional.

Este 20 de octubre se cumplen 10 años de la vigencia de la Constitución, que fue redacta en Montecristi el 2008, y que obtuvo la ratificación del pueblo ecuatoriano en las urnas, a través, del voto popular. A propósito de esta conmemoración. Ecuadorinmediato consultó a los ex constituyentes aspectos relevantes de la Carta Política nacional.

Antecedentes

La Constitución no solo tiene que ser leída en su texto, sino también en su contexto, es decir, establecer cuáles son los hechos históricos que llevan a un país a desarrollar una Asamblea Constituyente.

“Una década antes se había realizado la Constitución de 1998 ¿qué es la Constitución de 1998? Es la Constitución que, de una u otra manera, permitió y constitucionalizó la neoliberacion del país”, puntualizó Virgilio Hernández.

La Constitución del 1998 establecía que el Ecuador tendría una económica social de mercado y permitía, por ejemplo, cobros en planteles educativos, en los centros de salud pública, recordó.

“El antecedente que teníamos, la Constitución de 1998, lo que hizo fue constitucionalizar la perspectiva neoliberal que se instauró en el país desde los primeros años de la década de los 80”, insistió.

En la Carta Magna de 1998 se estableció un sistema mayoritario que llevó, según Hernández, a un “empobrecimiento de la representación”.

“Nos llevó a que tengamos un 80 por ciento de ecuatorianos que vivían en situación de pobreza, a que tengamos una sobrerrepresentación, ahí sí, excesiva de las fuerzas políticas tradicionales, que impedían cualquier otro tipo de participación política”, dijo.

Uno de los temas que se desarrolló en la campaña fue una necesidad de modificación profunda de una nueva Constitución, que recupere el papel del Estado, que planifique, regule y redistribuya, insistió Hernández.

En la misma línea inició el análisis Diego Borja. A su criterio, la Constitución del 2008 surgió de un proceso de movilización social “gigante”, en medio de una “enorme crisis política”, generada por las clases dominantes que gobernaron el país en los años anteriores.

“Surge de la movilización de sectores sociales que demandan y presionaban por ampliar sus derechos de todo orden: sociales, económicos, políticos, ambientales”, acotó.

La Asamblea Constituyente se conforma en medio de este proceso, que llevó al Gobierno de Rafael Correa a la propuesta de la “Revolución Ciudadana”, recuerda Borja.

Aspectos relevantes de la Constitución de Montecristi

“La Constitución, entonces, respondiendo a ese momento histórico, se configura como uno de los contratos sociales más avanzados que ha tenido el Ecuador en su historia republicana, probablemente, el más avanzado en muchos ámbitos”, indicó Borja, para quien, la Carta Política ha significado un “acomodamiento” para la sociedad a un contrato social avanzado, incluso, para realidades latinoamericanas distintas a Ecuador y hasta a nivel mundial.

“Por ejemplo, en los derechos de la ciudadanía, se ha tenido que acomodar la sociedad a ese avance constituyente, del contrato social, pero, por supuesto, también ha generado límites al ejercicio del poder en muchos ámbitos, lo cual significó que se haya vulnerado y violado la Constitución en los últimos 10 años”, indicó.

En el plano económico, la Constitución reconoce los distintos sectores: privado, estatal, de la economía popular y solidaria, añadió Borja.

Reconoce que la Carta Magna ha significado un “gigantesco avance en la concepción de los derechos, en la conciencia de los derechos, en la capacidad organizativa del pueblo, en la participación protagónica”.

El mayor mérito de la Constitución ecuatoriana es el compendio de 72 derechos, 20 de los cuales tienen que ver con el territorio, ciudad y también reconoce el derecho a la naturaleza, detalló, de su lado, Fernando Cordero sobre las bondades de la máxima normativa ecuatoriana.

Es una Constitución de avanzada en materia de derechos, siguió en esa misma línea Norman Wray, quien dijo que se construyó un régimen que permitía vincular los derechos con mecanismos para su plena viabilidad.

“Adicionalmente, estableció esta importancia de tener a la Corte Constitucional como un espacio para llevar, de alguna manera, todo el sistema constitucional y control o intentar controlar los excesos del poder político”, detalló.

¿Constitución empoderó al Estado y dejo de lado a otros sectores?

Los críticos que creen que existe “asistencialismo” con la Constitución ecuatoriana, para Borja, son quienes quisieron un contrato social en el cual el mercado sea el mandate, jefe, asignado único de los recursos, derechos y del poder.

“Es una crítica de esa concepción liberal o neoliberal, en el cual el Estado debería restringirse al máximo posible para permitir que el mercado como un entelequia, asigne todos los ámbitos de la sociedad, no solo los ecuatorianos”, dijo.

“Es absurdo en un Estado moderno”, criticó Borja y dijo que eso se ha visto, incluso, en economías capitalistas avanzadas. Indicando que esa visión (de asistencialismo) es atrasada y no corresponde al momento actual.

“La Constitución de Montecristi lo que hace es reconocer los derechos de los ciudadanos y conformar una estructura estatal que sea capaz de garantizar esos derechos”, sostuvo.

El texto de la Carta Magna es suficientemente claro, acotó Cordero, citando que había voces que indicaban que uno de los defectos es ser demasiado amplia, pero, por el momento, es una ventaja, dijo, “está tan desarrollando en algunos ámbitos, que permite el debate y resistencia”.

“Se dice que la Constitución lo que hizo es darle demasiado poder al Ejecutivo, pensemos el contexto, el contexto de hacer 10 años era la frase tan repetida: “Que se vayan todos”, había sido fundamentalmente el poder legislativo el causante de la mayor crisis política en los 20 años anteriores al 2008, lo que se hizo es apostar por la gobernabilidad”, enfatizó.

“La Constitución del 2008 lo que hace es tener una nueva visión del Estado, un Estado que sea responsable respecto de la vida de sus ciudadanos, un Estado que pueda regular para que pueda poner en orden a los grupos facticos”, enfatizó, sobre el tema, Virgilio Hernández.

“No olvide lo que vivió Ecuador a finales de la década de los 90 y los primeros años de la década del 2000”, rememoró. En aquella época había “desconfianza” en el sistema financiero generada, precisamente, por el feriado bancario que vivió el Ecuador a finales del ciclo pasado.

Sostuvo que ese feriado bancario fue provocado, por un lado, por esta disposición transitoria de la Constitución, que fue puesta para beneficiar a la banca, pero también por la falta de regulación.

“No creo que la discusión aquí sea si más Estado o menos Estado, generalmente, cuando se intenta analizar los temas del Estado, las posiciones ortodoxas, neoliberales nos plantea que aquí hay mucho Estado y que ese Estado quitaría la iniciativa a los ciudadanos. Esa es una falsa discusión”, expresó.

Por ello, cree que sigue siendo necesario un Estado que regule a los poderes facticos.

“Siempre una Constitución tiene una perspectiva sociológica porque es tratar de interpretar los problemas que existe en la sociedad y darle respuesta. Desde una perspectiva jurídica es la principal norma que rige a un sistema político, pero también tiene una perspectiva deontológica del deber ser, lo que nos pasa es, que muchas veces, ese debe ser, crece de forma concreta con el desenvolvimiento de la actividad política”, acotó.

Instrumento normativo versus políticas públicas

Acerca de la filosofía del “buen vivir”, que se incluye en el cuerpo legal nacional, Borja comentó que este concepto es “sumamente avanzado”, que tiene que ver más con la calidad que con la cantidad.

“La calidad tiene que ver con el entorno social, con el entorno comunitario, ambiental y con otros factores subjetivos más allá de la cantidad, ese elemento filosófico, que está en la Constitución, es muy complejo de llevarlo inmediatamente a la realidad porque implica una transformación cultural de la sociedad, de una sociedad que está expuesta al consumismo, a la propaganda gigantesca de mientras más consumo es mejor la calidad de vida, cuando, incluso, eso puede llevar a distorsiones en muchos ámbitos, incluyendo la salud”, acotó.

Acotó, además, que el Gobierno de Rafael Correa “cometió errores garrafales” en la verificación del concepto del buen vivir, por ejemplo, en el momento, en que se “oponía a la organización social, a la movilización de indígenas, campesinos, estudiantes, incluso, que los reprimió, estuvo violentando el propio consejo que la Constitución del 2008 plantea como propuesta prioritaria, protagónica de la Constitución”.

Un aspecto que ocurrió en los hechos, pero que nada tiene que ver con la Constitución, sino con las políticas aplicadas es que, “en los 10 años del correismo, ante una ausencia previa del Estado en muchos ámbitos, el Estado empezó a captar algunos sectores que estaban abandonados, por ejemplo, el de la educación”, dijo Borja.

Es el drama del constitucionalismo, hay autores que señalan que la pretensión de controlar al poder político es la utopía constitucional y creo que este juego es sumamente complejo para las constituciones en su conjunto, explicó Wray.

“En democracias como las latinoamericanas, donde la fuerza de los liderazgos y cierta tendencia a que existan cierto mesianismo en el liderazgo político hace que la relación con la institucionalidad constitucional tenga problemas, por más que haya diseños constitucionales perfectos, la fuerza política de los actores políticos tienden a tratar de sobrepasar los límites constitucionales, por eso mismo, es necesario tener una instancia constitucional que sepa tener los frenos y contrapesos necesarios, en el diseño constitucional esa instancia era la Corte Constitucional. No llegó a cumplir a cabalidad con ese mandato”, sostuvo.

En estos 10 años, el trabajo de la Corte Constitucional no ha sido el que se ha esperado en el rol del diseño constitucional, insistió Wray.

“Durante los últimos 10 años, se hizo una Corte que no tuvo la fortaleza de ser un equilibrio del poder político y del diseño de escuelas de poder y contrapesos constitucionales en relación a frenar la fuerza del Ejecutivo en estos últimos 10 años”, sumó.

“El régimen diseñado en Montecristi es un régimen hiperpresidencialista, con lo cual tengo una visión absolutamente crítica, pero puede haberse dado esa lectura porque la Corte no tuvo la entereza suficiente de jugar su rol de peso del poder político”, expresó.

Actualidad y Constitución de Montecristi

“El propio momento, que se ha dado en llamar un momento de transición responde a esa conciencia de derechos ciudadanos, civiles, que tiene la gente”, dijo Borja sobre la política actual.

Para Cordero, la Constitución, por ahora, “es el único escudo que tiene la democracia ecuatoriana para poder resistir frente a todos los embates, que lo que han hecho en los últimos meses es violar día tras día las normas constitucionales”.

“Es el propio texto constitucional el que nos permite confrontar qué es lo que no se debía hacer y qué es lo que, efectivamente, hay que respetar, si no tendríamos un texto de la calidad que tiene nuestra Constitución, estaríamos en una indefensión total”, indicó.

Dijo, asimismo, no entender que, cuando el primer artículo de la Constitución manda que el Ecuador se gobierne descentralizadamente, “tenemos 10 años de vigencia constitucional y el Ecuador, lamentablemente, sigue siendo un país centralista con una serie de expresiones del centralismo, que están llegando a niveles absurdos”, acotó.

El Presidente hizo unas ternas que no están en la Constitución, eso no ha sido motivo de crítica, reprochó. Cordero citó que se pone como “excusa” los resultados de la consulta popular.

“Pero no, la consulta popular no le dijo que viole la Constitución. La Asamblea estaba prohibida de elegir a los reemplazos del Consejo de Participación, los eligió, elegidos a dedo tanto por el Presidente cuanto por la Asamblea, se sienten mandatarios”, indicó.

¿Cómo podemos resistir frente a eso? Solo con la Constitución, el texto constitucional nos da el guion de que la Constitución no puede ser violada, aconsejó.

Virgilio Hernández asegura que el Gobierno actual traiciona el espíritu de la Constitución porque la misma delinea una perspectiva soberanista y de integración en este mundo globalizado, pero, al mismo tiempo, fortalecer las condiciones en las que participamos en ese mundo, insistió Hernández.

Construir espacios regionales es un aspecto central y fundamental, que tiene el Estado ecuatoriano, agregó.

“Sin embargo, ahora estamos mirando que se pasa de una perspectiva soberanista, de dignidad, de soberanía nacional, nuevamente a una visión de sometimiento, de subordinación a los intereses, de subordinación a lo que señalan las grandes potencial, y, en este caso, Estados Unidos”, acusó.

Y dijo que una muestra clara, en la actualidad, es la expulsión de la Embajadora de Venezuela de Ecuador.

Algunos temas de la Constitución y de lo que se pensó en la Constitución, que es fundamental seguirla defendiendo y más ahora, esa Constitución sí nos sigue mostrando un deber-ser, el país que queremos y más que, ahora más que nunca, debemos empeñarnos en construir, enfatizó el ex asambleísta constituyente.

Ecuadorinmediato

(PAY)

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.