Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #4866 |  Ecuador, lunes, 10 de diciembre de 2018 |  Ver Ediciones Anteriores
urgente

Cómo Ecuador se volvió parte de la "trama rusa" que amenaza al gobierno de Donald Trump

2018-12-05 18:54:00
Política Exterior
1813

Caso ahora una página abierta en América Latina

(BBC Mundo).- La investigación sobre la supuesta intervención del Kremlin en las elecciones de 2016 en Estados Unidos ya no solo apunta a supuestos hackeos o conexiones del equipo de Donald Trump con aliados de Vladimir Putin.Desde finales del mes pasado, un país de la región ha comenzado a nombrarse como parte de las pesquisas: Ecuador, la nación que da asilo desde agosto de 2012 en su embajada de Londres al líder de WikiLeaks, Julian Assange, buscado por la justicia británica y señalado por sus críticos de ser cercano al mandatario ruso.

Y es que, según informaron medios estadounidenses cercanos a la investigación que lleva adelante el fiscal Robert Mueller, Paul Manafort, quien fuera jefe de campaña de Trump, viajó a Quito en mayo 2017 y se reunió con Lenín Moreno (entonces recién electo presidente) en unas circunstancias poco esclarecidas.

Un reporte publicado el lunes por The New York Times indica que Manafort, uno los principales implicados en la investigación por la "trama rusa", viajó al país latinoamericano en búsqueda de oportunidades de negocio con una empresa china, pero las conversaciones no quedaron ahí.

De acuerdo con el diario, uno de los temas que salió a relucir fue el conflicto diplomático entre Washington y Quito por el destino del fundador de WikiLeaks y sus posibles soluciones.

El reporte, que cita fuentes de inteligencia y cercanas a la investigación de Mueller, asegura que Manafort sugirió que podría ayudar a negociar un acuerdo para que el país sudamericano entregara a Assange a EE.UU.

A cambio, el gobierno de Moreno obtendría concesiones como el alivio de la deuda de Washington, según el reporte.

El acuerdo nunca llegó a concretarse, pero el mapa de conexiones entre Manafort, Assange, WikiLeaks y Ecuador no comenzó ahí.

Antecedentes

La semana pasada, la televisora CNN informó que el equipo de Mueller investigaba una reunión de 2017 entre Manafort y Moreno y que el fiscal especial estaba "específicamente interesado" en averiguar si los temas de WikiLeaks y Assange formaron parte de las conversaciones.

Tras la filtración de los encuentros de Moreno con Manafort a finales de noviembre, el gobierno ecuatoriano admitió que éstos habían tenido lugar como parte de las conversaciones con una delegación china interesada en adquirir acciones de la Corporación Nacional de Electricidad.

Sin embargo, nada se dijo sobre los supuestos diálogos en torno al destino de Assange.

Un asesor de Manafort, no obstante, reconoció este martes que el tema del fundador de WikiLeaks sí formó parte de las conversaciones, aunque por iniciativa del mandatario ecuatoriano.

"Cuando Manafort se reunió con el presidente Moreno de Ecuador para discutir el Fondo de Desarrollo de China, el presidente mencionó a Manafort su intención de retirar a Julian Assange de la embajada de Ecuador", aseguró el portavoz Jason Maloni a CNN.

En un cambio notable a su posición inicial hacia Assange, este año, la embajada ecuatoriana en Londres le informó que ya no pagará su alimentación, cuidados médicos, lavandería y otros costes relacionados con su estancia, lo que llevó a Assange a anunciar que presentaría una demanda judicial.

Ecuador le concedió asilo al fundador de WikiLeaks durante el gobierno de Rafael Correa, antiguo aliado pero ahora fuerte crítico y rival político de Lenín Moreno, quien asumió la presidencia en mayo de 2017.

Hasta ahora no existe evidencia de que Manafort hablara con Moreno en nombre de Trump o que las conversaciones estuvieran relacionadas con una presunta implicación de WikiLeaks para colaborar con el triunfo del candidato republicano en las elecciones presidenciales de 2016.

Tampoco se conoce si se habló de Rusia.

Como parte de las investigaciones por la "trama rusa", Manafort enfrenta más de una década en prisión por cargos que incluyen lavado de dinero, fraude fiscal, no informar cuentas bancarias extranjeras y manipulación de testigos.

Manafort fue acusado la semana pasada por "mentir reiteradamente" a los investigadores, aunque, hasta la fecha, no existe evidencia de que Trump haya tenido conocimiento de sus actividades.

Sin embargo, de acuerdo con medios estadounidenses y británicos, de lo que existen pocas dudas es de que las conexiones del exlíder de la campaña con Assange se remontan a mucho antes del encuentro con Moreno.

Qué está investigando Robert Mueller

El fiscal especial investiga desde el año pasado si hubo una posible colusión entre la campaña de Trump y el gobierno ruso para ayudarlo a ganar las elecciones de 2016.

Hay cuatro líneas potenciales de investigación, además de la conexión con WikiLeaks:

La reunión en la Torre Trump: el 9 de junio de 2016, entre un equipo ruso liderado por la abogada Natalya Veselnitskaya se encontró con Donald Trump Jr, Paul Manafort y Jared Kushner en la conocida Torre Trump de Nueva York.

El trato de Moscú: Michael Cohen, el exabogado de Trump que se ha declarado culpable ante la justicia de Estados Unidos, asegura que los vínculos de la Organización Trump con Rusia se extendieron hasta el final de la campaña de 2016. Asegura que él mismo se comunicó con un asistente del portavoz de Putin, Dmitry Peskov.

El despido de James Comey: las acusaciones señalan que Trump (o personas cercanas a él en la Casa Blanca) realizaron esfuerzos para obstruir la investigación sobre Rusia y ponen como ejemplo el despido del exdirector del FBI James Comey en abril de 2017. De acuerdo con Comey, su trabajo entró en riesgo luego de que Trump le pidiera lealtad y que desestimara una investigación sobre los vínculos con el Kremlin de su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn.

El ciberataque ruso: Mueller ya ha presentado detalles sobre los esfuerzos rusos para influir en las elecciones presidenciales de 2016. Sus reportes alegan que hackers rusos usaron las redes sociales para crear noticias falsas, promover actividades en el terreno que incluían la recopilación de información por parte de operativos rusos y apoyo financiero para mítines y manifestantes.

Otros vínculos

A finales de noviembre, el diario The Guardian informó que Manafort se habría reunido con el líder de WikiLeaks en tres ocasiones en la sede diplomática de Quito en Londres: en 2013, 2015 y en la primavera de 2016.

Poco se sabe de qué sucedió o de qué se habló allí, pero la última fecha podría ser clave para futuras explicaciones, según el diario.

Fue en ese periodo, hace dos años, cuando Manafort se convirtió en uno de los rostros más cercanos a Trump en su carrera por la Casa Blanca.

Y fue también pocos meses antes de que WikiLeaks publicara una serie de correos electrónicos secretos del Consejo Nacional Demócrata que fueron hackeados presuntamente por oficiales de inteligencia rusos y que Hillary Clinton asegura contribuyeron a su derrota.

Tanto Manafort como Assange y el propio sitio de WikiLeaks negaron los supuestos encuentros en la embajada y los consideraron un "engaño".

Sin embargo, no fue esta la primera vez que se señalan supuestos vínculos de la campaña de Trump con el sitio de filtraciones.

Diversos reportes indican que durante la campaña de 2016 tuvieron lugar varios contactos entre Donald Trump Jr, el hijo mayor del presidente, y el portal creado por Assange.

No obstante, todavía no hay evidencia concreta de que algún asesor del Trump, su hijo o cualquier otra persona relacionada con la campaña del republicano tuvieran conocimiento, antes de su publicación, sobre la existencia de los correos electrónicos pirateados a los demócratas.

Pero según el periodista de la BBC en Estados Unidos Anthony Zurcher, los reportes sobre estos posibles vínculos muestran que las presuntas relaciones entre WikiLeaks y la campaña de Trump se han convertido en uno de los temas centrales de las investigaciones sobre la "trama rusa".

Y cómo Ecuador encaja dentro de ese oscuro juego de fichas políticas es una interrogante que todavía falta por resolver.

Análisis para BBC Mundo de Anthony Zurcher, periodista de la BBC en Estados Unidos

En las últimas semanas, se ha hecho cada vez más claro que la investigación de Robert Mueller se está orientando vigorosamente hacia cualquier vínculo entre WikiLeaks y la campaña presidencial de Trump en 2016.

El fiscal especial ya ha llegado a la conclusión de que los hackers rusos utilizaron WikiLeaks para distribuir información dañina, por lo que cualquier conexión con personas relacionadas con Trump ayudaría a presentar un caso de colusión.

Debido a que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha buscado refugio en la embajada ecuatoriana de Londres durante los últimos seis años, esa conexión podría atravesar a Paul Manafort y su reunión con el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno.

Si Manafort, que una vez fue el jefe de la campaña presidencial de Trump, abogó en nombre de Assange ante Moreno, podría ser una prueba concreta de la fortaleza del vínculo.

Fuente: BBC Mundo

(PAY)

 

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.