Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, domingo, 20 de octubre de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores

CENTRO (Santo Domingo) Las Laura Flores están rodeadas de pobreza

2019-08-06 08:10:00
Sociedad
1383

Los dos primeros son comités promejoras, mientras que el tercero es asentamiento

Los tres sectores se ubican a más de cuatro kilómetros de distancia el uno del otro. En los tres hay pobreza y necesidades.

Fueron denominados así como una manera de agradecer a su promotor, el extinto alcalde Kléber Paz y Miño, y para inmortalizar el nombre de su madre.

Laura Flores 1 se levantó en lo que alguna vez fue un basurero municipal. Abajo hay miles de toneladas de basura, arriba cientos de familias en casas de cemento, madera y caña guadúa.

Blanca Mejía habita en la calle Wilson Erazo, una de las arterias principales del sector. En la cuadra hay siete casas en venta y ocho en arriendo. En cada vivienda habitan tres familias y hay al menos tres niños y un perro.

Blanca se dedica a la fabricación y venta de escobas y fue una de las primeras habitantes de la comunidad. “Aquí llegamos 300 personas, nos organizaron el finadito Kléber Paz y Miño, Wilson Erazo y Camilo Torres”, recuerda.

Eso sucedió hace casi 16 años. Dos años después lograron tener luz, otros seis más y tuvieron alcantarillado, actualmente aún esperan por el agua potable. El sitio huele a basura, a humo, a plástico quemado. Huele a olvido, a abandono, a pobreza.

Los cerca de mil habitantes de la zona viven sobre la basura que produjo Santo Domingo durante diez años.

En el 2002, tras el cierre del botadero a cielo abierto, el propósito del cabildo era hacer un plan de reforestación en el sitio, pero todo quedó en palabras.

La administración de Paz y Miño decidió rellenar con tierra los desechos y retacear un poco más de seis hectáreas.

La primera casa de Blanca tenía las paredes de madera y el piso de tierra. Hace una década ella fue parte de un programa televisivo que, con la ayuda de un famoso, contaba la historia de familias pobres.

Así ella recibió una vivienda de cemento amoblada que tiene dos cuartos, cocina, comedor, sala y baño. En esa época su inmueble era uno de las más “peluconas” de Laura Flores 1, donde hasta ahora predominan las casas construidas con madera y planchas de zinc.

Desde hace 40 años la mujer hace escobas y las vende. Tiene siete hijos y un esposo al que lo han operado nueve veces y busca ser beneficiario del bono de desarrollo humano.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.