Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, sábado, 24 de agosto de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores

ECUADOR: DRAMA SOCIAL POR DESASTRE DEL VOLCÁN

2006-08-19 13:31:19
Ecuador en la prensa mundial
1271

Prensa Asociada (AP)

BILBAO, Ecuador (AP) _ Luis Egas camina en medio del desolado paisaje andino y observa la viviendas y cultivos bajo espesa ceniza, cuyos reflejos gris y marrón destellan en cientos de kilómetros cuadrados alrededor del volcán Tungurahua. 'Nunca pensamos que el Tungurahua iba a despertar así, nos temíamos una gran erupción, pero no de esa magnitud', dijo Egas a la AP, al mirar los muros de ceniza que se alzan en algunos lugares por hasta incluso uno o dos metros de espesor. Lo acompañan sus padres Luis y Juana.
Son tres de los habitantes de este pequeño pueblo ubicado en las faldas del volcán, a unos 135 kilómetros al sureste de Quito, y que ha soportado el incremento de la actividad eruptiva del Tungurahua, que el miércoles tuvo un enorme explosión y arrojó lava por ocho kilómetros de altura, afectando a ciudades alejadas a cientos de kilómetros del lugar.

El paisaje luce desolador alrededor de su pequeña casa en el lugar, en el que habitan unas 500 personas. Cientos de kilómetros cuadrados tienen el tono gris y marrón de la espesa ceniza que ha hundido techos, destruido casas, y miles de hectáreas de cultivos.

A lo lejos, las montañas parecen bombardeadas. Los árboles yacen como si hubiesen sido aplastados.

Bilbao, que vivía de la agricultura y el ganado, ya no tiene vida. A pocos metros de las casas, el pequeño río que servía para el riego, ha crecido su tamaño, y allí, a los pies de los poquísimos habitantes que se resisten a salir, se eleva una nube gigante de vapor producido por la llegada de lava a las aguas.

'Tenemos miedo, pero no podemos dejar nuestras cosas, lo poco que tenemos', dijo Egas. Recuerda como el miércoles se produjo la gigantesca explosión que sepultó en ceniza un 80% del pueblo.

Estela, una joven madre de 20 años de edad, no soportó el temor y prefirió refugiarse en la iglesia del pequeño pueblo de Cotaló, a unos 10 kilómetros de distancia de su pueblo y que sirve como albergue.

'Apenas escuchamos que el volcán estaba en erupción, salimos, yo traje a mi pequeña hija Estela... no podíamos soportar más', explicó, al enseñar algunas de las rocas de piedra pómez de unos cinco centímetros de diámetro que, por miles, cayeron desde el volcán.

En tanto, el capitán de policía Jorge Ubidia, al mando del albergue, advierte que el riesgo es extremo.

'El problema es que la gente no quiere salir, y no sabemos si sacarlas a la fuerza, pero nosotros tenemos mucho temor, las cosas no están tranquilas', dijo, y dirigió su mirada al señalar el sitio en el cual está el volcán, que ahora luce cubierto de nubes, pero que los habitantes saben bien donde se encuentra.

Las autoridades mantienen la cifra de un muerto y al menos 30 desaparecidos.

'La naturaleza se ha ensañado con este pequeño pueblo, hemos perdido cultivos, nada crece, y los animales están empezando a dejar de comer', dijo Manuel, un agricultor que lucha por alimentar a sus cinco vacas con la poca hierba que ha recibido como ayuda.

Alrededor de estos dos pequeños pueblos, se ven decenas de animales, como vacas, perros y gallinas, vagando entre decenas de casas abandonadas, o con sus habitantes encerrados dentro, para evitar ser desalojados, y que evitan a la prensa, a la que miran con recelo.

Este panorama se extiende por decenas de kilómetros cerca a Ambato, la capital de la provincia de Tungurahua, que le debe su nombre al enorme volcán.

En las calles de Ambato, la gente trata de recuperar su vida normal: barre las enormes cantidades de ceniza depositada en las calles, mientras se espera que la ayuda del gobierno llegue al sitio, luego de que el presidente Alfredo Palacio decretara el estado de emergencia para destinar mayores recursos a la zona.

En tanto, en la ciudad turística de Baños, de 18.000 habitantes, ubicada al lado opuesto en donde se encuentra Bilbao, luce también semidesolada. Los turistas han preferido salir de la ciudad, aunque sus habitantes, como es su costumbre, aseguran que la 'Virgen de Agua Santa de Baños' va a mantener a la ciudad a salvo.

Otros habitantes de esa ciudad salieron hacia otras localidades del oriente de Ecuador debido a que la vía principal está bloqueada por toneladas de ceniza que el ejército trata de remover.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.